Dorys Rueda Rodríguez
Noviembre, 2021

 

La mayoría de personas que sufrieron coronavirus (covid-19) se recupera por completo, en pocas semanas. Pero hay casos, en que la gente presenta síntomas, tras superar la enfermedad. Esto me sucedió a mí, tenía un ligero dolor articular en las manos que me preocupaba. 

Busqué, entonces, atención médica en una central integral de atención ambulatoria en Quito, con más de 10 años de experiencia en el mercado ecuatoriano y que durante la enfermedad, los médicos de ese servicio de salud me habían ayudado.

Le expliqué al galeno lo que me ocurría y él, antes de darme un tratamiento farmacológico pidió que me hiciera radiografías de las manos. Me entregó el pedido y en ese momento, en la misma central, tomé un turno para la tarde. En caja, la señorita me dijo: “por las placas el valor es este”, entonces cancelé el costo de las imágenes.

En la tarde, cuando ingresé a Rayos X, el médico especialista en radiología me indicó que debía colocarme una bata para proceder con las radiografías.  Sorprendida le dije que el doctor me había pedido placas de las manos y que para eso no necesitaba cambiarme,  que no iba a ponerme ninguna bata. "Mejor revise el pedido", le dije, "esta mañana me olvidé de retirarlo de caja, pero usted puede llamar y cerciorarse".   El médico, un poco molesto, con un papel en sus manos, alzó la voz y con autoridad, me constestó: “Está equivocada, el especialista ha solicitado placas de sus rodillas y usted ha cancelado por estas imágenes. Así que póngase rápido la bata, porque tengo otros turnos y no tengo mucho tiempo para estas discusiones”. En pocos minutos, el examen estaba hecho y ni bien terminó, me despidió rápidamente, indicándome que las radiografías y el informe iban a llegarle directamente al especialista.

Salí totalmente molesta de la central. No podía creer que el médico que me había atendido en la mañana, había ordenado las radiografías de manera equivocada. Nada más y nada menos, se había confundido entre “rodillas” y “manos”.  Jamás mencioné rodillas. Inconcebible, pensé. Al otro día que tenía cita con el especialista, él iba a escucharme, claro que sí. También me oiría el administrador del servicio de salud.

Dos horas más tarde, recibí una llamada de la misma central de salud. Quien se contactaba conmigo me dijo que habían tratado de comunicarse telefónicamente, apenas había dejado Rayos X.  Me pedían que me acercara nuevamente al servicio de salud,  lo más rápido posible para que me tomaran las placas de las manos. Me pedían disculpas una y otra vez, porque había habido una confusión con el pedido.   Me armé de paciencia y dejando el enfado de lado, regresé a la central. En Rayos X, una médica radióloga me recibió con mucha amabilidad y, disculpándose, me tomó las radiografías de las manos.

Al día siguiente asistí a la consulta y cuando el médico ingresó a mi historial y miró las placas, se sorprendió mucho porque  él no había solicitado radiografías de mis rodillas, sino de mis manos. Le expliqué con detalle lo que había ocurrido la tarde anterior y la reacción del especialista no se hizo esperar. Hizo varias llamadas y la última, a Rayos X.  No les cuento lo que les dijo, porque ustedes ya se imaginarán. Antes de cortar, les ordenó  que  enviaran inmediatamente  las radiografías de mis manos.

 

Portada;: https://www.plusesmas.com/salud/fotos_salud/reumatologia/321/radiografia_de_rodilla.html

Visitas

002661947
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
456
1883
2339
2648669
39685
42541
2661947

Your IP: 66.249.66.95
2022-11-28 08:01

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en