Por: Whitman Gualsaquí
Recopilación: Dorys Rueda
Octubre, 2019

 

 

Mi papá, Luchito Gualsaquí trabajaba en la Fábrica San Pedro, de la ciudad de Otavalo, en la sección “carpintería”, que estaba a cargo de la fabricación de muebles tallados para ser exportados a Europa. Mi papá laboraba allí junto a su buen amigo, el señor Alfonso Reinoso.

Entre los bultos de hilo y materia prima que llegaba para la confección de cobijas, venían calendarios impresos con imágenes de famosos pintores europeos y americanos, y títulos de libros de escritores connotados.  Mi papá, como era muy aficionado a la lectura, vio el nombre del gran poeta norteamericano Walt Whitman y empezó a leer textos del autor. De hecho, hay dos o tres ejemplares del escritor que todavía están en casa de mi mamá.

Cuando era joven le pregunté a mi mami por qué me habían puesto el nombre de Whitman y ella me respondió: “Mijito, porque tu padre siempre leía a Walt Whitman y en su honor quiso que tú llevaras como nombre, el apellido del escritor. Y yo, tu mamita, cuando naciste dije que, con esa carita, ibas a ser artista. Y como a mí siempre me ha gustado la pintura y la música, pensé que, para cualquiera de las dos cosas, te iba a servir ese nombre”.

Visitas

003278352
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
142
1654
2633
3260707
6556
55344
3278352

Your IP: 44.220.62.183
2024-03-05 01:45

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en