Olga Kohlscheen (Ximena Rueda)
Recopilaciónn: Dorys Rueda
Julio, 2015
 

Lo más inverosímil puede suceder la noche del Pregón de las Fiestas del Yamor.

En el año de 1976, cuando cursaba el segundo año de secundaria, me eligieron, junto a otros jóvenes, para ir en el carro alegórico del Barrio Punyaro, la noche del Pregón.

Ese día, poco antes del desfile,  todo era emoción intensa. La prisa y el bullicio estaban por toda la casa. En la tarde, había llegado mi prima Gladys Rueda a maquillarme y todo estaba en su lugar. Ya entrada la noche,  me coloqué un hermoso vestido rojo, muy elegante,  que hacía juego con unos zapatos altos del mismo color. El Tocayo Galarza, mi caballero, estaba listo, esperándome.

Subí al carro alegórico y desde allí podía ver a Otavalo, vestido de luces y música. El carro iba despacito, por lo que el desfile se me hizo interminable, pero al final, resultó de ensueño.

Cuando se terminó el Pregón, al bajarme del carro, sentí que se rasgó mi vestido del lado derecho. No sé cómo sucedió. En ese momento,  solo pensé que gracias a Dios  no había pasado ese incidente al subirme al carro alegórico, antes del desfile.

Sufrida por el vestido que era tan lindo y ahora estaba roto, alcancé a divisar a mis padres y a mis hermanos que  me esperaban para ir caminando a casa. Empecé a contarles sobre lo sucedido, pero en ese mismo instante,  pisé mal y el tacón  alto del zapato derecho se rompió.  ¡Me quedé sin poder caminar, con el tacón en la mano! Entonces alcancé a escuchar las risas y bromas de mi familia. Pero en lugar de enojarme, terminé participando de esas risas y de esa algarabía familiar.

 

Portada: Cortesía Diario El Norte

 

 

 

Visitas

002754665
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
518
1194
8227
2738159
4428
42168
2754665

Your IP: 3.235.186.94
2023-02-04 12:15

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en