Fuente oral: María Angelita Rodríguez Hidalgo
Recopilación: Dorys Rueda
Otavalo, 1996

 

 

Mi madre, cuando acudía a la Fuente de Punyaro y platicaba con las vecinas del lugar, escuchaba historias que le provocaban miedo. Voy a contarles uno de esos relatos, que se remonta a ese Otavalo antiguo llamado Sarance.

Varias mujeres otavaleñas, jóvenes y hermosas, pero pecadoras, vendieron su alma al diablo, a cambio de poderes de brujería. El pacto y la firma del acuerdo se llevó a cabo en la quebrada más grande del pueblo, a las 12 de la noche, cuando la oscuridad envolvía el lugar y se escuchaba el ruido del agua, a lo lejos.

Después del pacto, las mujeres se convirtieron inmediatamente en brujas. Cada luna llena, a la medianoche, volaban sobre el poblado, buscando víctimas que por lo general eran borrachos, infieles y trasnochadores que caminaban por las calles. Cuando se cansaban del vuelo o querían reposar un momento se dirigían al cementerio, donde les esperaba el diablo y les daba instrucciones para captar con mayor brevedad a sus víctimas.

Por eso, las madres aconsejaban a sus hijos que durmieran temprano y evitaran salir de casa en luna llena.

 

 

INFORMANTE

María Angelita Rodríguez Hidalgo

Tumbaco 1925/ Quito 2022

Una mujer que amó entrañablemente la tierra sarance, desde que contrajo matrimonio con Don Ángel Rueda Encalada y se fue a vivir a Otavalo, en el barrio Punyaro.  Vivió la época de esplendor de la Fuente de Punyaro, donde iba junto con su esposo, a distraerse los domingos. Era el lugar donde las vecinas, al caer la tarde, le contaban leyendas, que habían escuchado de sus abuelos, padres y amigos.

 

 
Portada:
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Visitas

002754575
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
428
1194
8137
2738159
4338
42168
2754575

Your IP: 3.235.186.94
2023-02-04 11:29

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en