Fuente oral: Marco Pineda
Recopilación y Trascripción: Cristina Velásquez
 
 
 
 
 José Mariano Pineda, un músico muy preparado de la ciudad de Otavalo, tocaba el acordeón en esas épocas de  romanticismo, en donde las serenatas de media noche enamoraban a las mujeres otavaleñas.

Él era un hombre muy apegado al Teatro Bolívar por sus años de preparación artística y siempre dejaba guardando sus instrumentos en este lugar, para los ensayos del siguiente día.

Un día, a Don Mariano se le hizo muy tarde para ir a guardar sus instrumentos en el teatro, sin embargo sentía que era su deber ir a dejarlos en el lugar. Así que decidió salir caminando de su morada, ubicada en el barrio San Blas, a las 12 de la noche. En ese tiempo no había muchos carros en el centro de la ciudad y las calles eran silenciosas. Una vez guardados los instrumentos en la antigua construcción, cerró bien las puertas, cogió la llave y comenzó a caminar de retorno a su casa. Pero de repente, alcanzó a divisar a alguien que salía del teatro Bolívar, Situación que le pareció muy sospechosa y se dijo a sí mismo:

¿Cómo es posible, si dejé las puertas bien cerradas?

Entonces entró en pánico y comenzó apresurar sus pasos.

Cuando llegó a la iglesia San Francisco el pobre hombre desesperado regresó a ver hacia atrás pensando que aquel ser misterioso ya no lo estaba siguiendo, pero para su mala suerte, el hombre estaba a aproximadamente 10 metros detrás de él y caminaba como borracho de un lado al otro sacándose la camisa, los pantalones, hasta finalmente quedar en calzoncillos.

No conforme con eso, su cuerpo comenzó a crecer y crecer. Se volvió un gigante que superaba los dos metros de estatura y empezaba hacer unos ruidos muy particulares y raros, similares a los de un chancho.

Al ver este cuadro tenebroso, don Mariano comenzó a correr hasta llegar su casa, golpeó la puerta con tal desesperación, que inmediatamente salió su esposa y le preguntó:
 
¿Qué te pasa? ¡Estás pálido! Mariano contestó: Un gigante borracho salió del teatro y me persiguió hasta la iglesia San Francisco.

 

Ilustración:
Cortesía: Jorge Vinueza.

 

 

Visitas

000679889
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
60
1092
2458
670490
11192
29641
679889

Your IP: 54.227.127.109
2017-12-12 00:36

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en