Dorys Rueda

 

El lenguaje coloquial ecuatoriano es un tapiz lingüístico que une a la población. En el caso de los jóvenes, a quienes he escuchado por años en mis clases, utilizan modismos y expresiones propias que les permite comunicarse y crear un sentido de pertenencia y conexión.

Su creatividad surge cuando reinterpretan los refranes populares a su voluntad. El dicho: "Más vale tarde que nunca” -que significa mejor hacer algo tarde que no hacerlo en absoluto-, ha sido reemplazado por dos refranes: “Más vale tarde que mal acompañado”, que da valor más a la buena compañía que a la puntualidad, y por "Más vale tarde que llegar con sueño", que apunta a la comodidad sobre el deber.

Otro dicho: "Cuando el río suena, piedras lleva" -que señala algo cierto cuando se escucha rumores- ha sido reemplazado por "Cuando el celular suena, seguro dice algo".   En cambio, el dicho:  "Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente" – que significa estar alerta ante ciertas situaciones de la vida-, ha sido reemplazado por "Estudiantes que se duermen, pierden el examen", que aborda la ansiedad de los alumnos y sus consecuencias al momento de rendir una prueba.

Otro refrán: "A caballo regalado no se le mira el diente" -que significa aceptar lo que nos dan sin analizar la calidad del obsequio-, ha sido reemplazado por "A celular nuevo, sí se le ve la marca”, que da valor al modelo del equipo antes que a su utilidad.

Otro dicho popular: “Más vale pájaro en mano que cien volando"-que señala a quienes dejan situaciones o cosas seguras, esperando otras mejores pero fortuitas-, ha sido reemplazado por "Más vale un 'like' en una foto que cien seguidores sin poner nada". Sentencia que enfatiza lo valioso de un 'like' en una foto y lo inservible de tener cientos de seguidores inactivos.

Igualmente, el refrán: “Buscarle cinco patas al gato" -que implica hallar soluciones o razones que no tienen fundamento o no tienen sentido-, ha sido reemplazado por: Buscarle cinco 'emojis' a cualquier meme". Dicho que muestra la tendencia de los jóvenes a analizar y buscar significados en los memes y emojis.

Otro dicho conocido: “No hay mal que por bien no venga” -que señala que de una contrariedad se puede extraer algo bueno-, ha sido reemplazado por: “No hay mal que un celular no cure" para expresar cómo los problemas modernos a menudo se evaden con la tecnología.

La creatividad e ingenio de los jóvenes, de manera similar, se ve en ciertos términos y palabras que utilizan. Por ejemplo: "Chévere" significa una situación o suceso positivo, agradable y emocionante. “Ñeque” equivale a valor. “Pilas” apunta a estar atento y a ser cuidadoso en una situación específica. “Hueca” es un lugar no muy elegante, donde se come bien. “Bacán” es algo tremendamente bueno. “Panas” hace referencia al propio círculo social de los jóvenes. "Pega" significa la ocupación o actividad laboral de un joven: “Ese trabajo es mi pega actual”. “Camellar” equivale a “trabajar”.  “Norio/ Noria” alude a quien es muy estudioso o tímido. “Pelado/Pelada” señala al enamorado o a la enamorada. “Encamotado/ Encamotada”, a quienes han caído irremediablemente en brazos de Cupido y están "enamorados hasta las patas" o  "a lo bestia". “Simón” es una manera de afirmar o reafirmar algo. “Tuco” se refiere a una persona que es muy fuerte, “bien papeada”.   “Tuneado/Tuneada” es quien ha pasado por una cirugía estética. “Cachar” es entender o comprender. "Palabrear" es conquistar o seducir. "Chuta" tiene distintos significados según el contexto. Puede indicar rabia o enfado, pero también podría equivaler a "qué mal" o "qué le vamos a hacer". "Elé" significa sorpresa, disgusto, felicidad.  "Marchó" tiene varios sentidos: murió, se fue o perdió la virginidad. "Paracaidista" es quien "cae" a un evento sin ser invitado. “Choro” es ladrón y "Chupar" es beber.

Pero la chispa de la gente joven también se refleja en las frases coloquiales e informales que utilizan. Por ejemplo: "Ni fu ni fa" hace referencia a algo que es indiferente o no resulta interesante. “De ley” indica que algo es muy seguro. "Allacito nomás" precisa un lugar que no está cerca del hablante.  ¡Fresco no más! significa que todo está bien y que no hay nada por qué preocuparse. “Por gusto” apunta a realizar algo sin necesidad. “Ir a patazo” o "Ir a pata" es caminar o trasladarse a pie a un lugar. Está en la pomada" significa que algo está de moda o es popular en ese momento. “Ahí te caigo” se dice cuando una persona, sin ser invitada, va a encontrarse con otra en algún sitio. “Ir de farra” significa ir de baile. “De a una” es apuntarse a un plan del momento. “No me rayes" es una petición para no ser molestado o incomodado. "Estar en cero" o "Estar a dos velas" es estar sin dinero en ese momento. “Del putas” indica que algo es realmente genial. "¡Qué bestia!" se utiliza para lo bueno y lo malo, es una reacción de sorpresa y shock ante algo inesperado y extraño.  "Me la pela" es una expresión para evidenciar algo que no le importa o no le afecta. “Eso está chido" significa que algo es bueno, extraordinario. "¡Claro, como un día sin 'selfies'!" es utilizado para referirse a lo obvio o predecible. “Estar amarrado” se refiere a alguien que tiene una relación formal. “Ahicito, nomás” tiene el sentido de “no gracias”.  “Mete labia” equivale a convencer y a conquistar. "Ya no jalo" lo dice quien está cansado y ya no aguanta más. "Sí, claro, como que mi gato es un experto en física cuántica" expresa incredulidad o escepticismo hacia una afirmación. "¡Por supuesto, estoy tan emocionado como en lunes lluvioso!" indica falta de entusiasmo o emoción. “¡Genial, como una fiesta sin música ni gente!" describe algo que definitivamente no es emocionante. “¡Esto es tan fácil como encontrar un burro en la ciudad!" alude a algo que es extremadamente difícil de conseguir. "¡Sí, claro, como que mi perro es un experto científico!" indica dudas o escepticismo hacia cierta opinión. "¡Exacto, tan emocionante como una lista de deberes!" apunta a algo que no es nada excitante y "¡Por supuesto, tan fácil como entender un manual de instrucciones chino!" sugiere algo complicado o difícil de entender.

El ingenio de los jóvenes, además, se observa en el uso de palabras y expresiones que vienen de la música, de los programas de televisión y de las redes sociales: "Estoy en modo 'Shakira” alude al movimiento y frenesí cuando la gente joven baila.  "Hoy me siento una 'Beyoncé', ¡nadie puede detenerme!" sugiere confianza y determinación, una actitud que muestra al público la famosa cantante. "Más perdido que memes en el desierto" señala a quien está completamente desorientado o confundido. "Eso es más incómodo que un saludo de manos en una videollamada" sugiere una situación incómoda o extraña. "Está más desactualizado que un meme del 2010" marca una situación o suceso anticuado o fuera de moda y "Tan serio como un selfi de lunes a las 5 de la mañana". rotula a quien es formal y sensato, y no se toma un selfi de madrugada.

La creatividad de los jóvenes también se observa en cómo incorporan términos de otros idiomas. No todos utilizan las mismas palabras, porque el lenguaje es dinámico y cambia con el tiempo, reflejando las tendencias culturales y lingüísticas en evolución.

Por ejemplo: “Brother” es utilizado para referirse al amigo, al ñaño y pana del alma. “Cool” significa ideal, genial y grandioso. “Full” hace referencia a un sitio lleno o a una persona que está ocupada.  “Okey” indica que algo está bien o es aceptable. “Check” significa revisión o confirmación. “Selfie” señala una fotografía que uno se toma a sí mismo e "Influencer" describe a una persona que tiene influencia significativa en las redes sociales.

Los jóvenes también muestran su chispa en el uso de monosílabos de manera repetitiva: "Ve", por ejemplo, es usado en distintos contextos y situaciones y equivale a "oye" o "escucha": “Ve, vamos al cine mañana”.  "No" es una combinación de negación, sorpresa e incredulidad, equivale además a "¿en serio? ". 

La chispa juvenil es visible además en cómo la gente joven construye oraciones en base a varios verbos, con la finalidad de dar más detalles al interlocutor, en un mínimo de tiempo, porque la economía lingüística para ellos es fundamental.    Por ejemplo: "Voy a salir a caminar, hablar con mis panas y a relajarme un poco".  En este caso, los tres verbos ("salir," "hablar," "relajarme") describen las actividades que la persona ha planeado.     "Estaba pensando en estudiar, tomar un helado y hablar por celular con mis amigos". En esta locución se combinan tres verbos ("estudiar," "tomar," "hablar") para expresar las acciones que la persona está considerando realizar durante el día. "Me gusta jugar, bailar, cantar y caminar cuando salgo de casa". En este caso los verbos ("jugar”, bailar," "cantar”, "caminar") sirven para enumerar las actividades que la persona disfruta. "Vamos a comer, ver una película y salir a farrear".  En este ejemplo, se utilizan tres verbos ("comer," "ver," "salir") para describir una secuencia de actividades planificadas.  

En resumen, la creatividad, ingenio y chispa de los jóvenes de nuestro país se observa en el uso de palabras, términos y refranes propios de su edad, que se adaptan a realidades y contextos distintos. Esta apropiación lúdica del lenguaje fortalece la conexión entre pares y construye una identidad generacional única y en constante evolución.

 

Visitas

003264391
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
599
3085
3684
3245824
47939
44717
3264391

Your IP: 35.175.201.191
2024-02-26 04:01

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en