Carlos Cuji
Comunidad: Santiago Pamba
 
 
En una quebrada había una piedra que lo llamaban La Nariz del Diablo y, según relatos de las personas de esa época y lugar, cuentan que no podían pasar los transeúntes con tranquilidad sin ser interrumpidos por lo que ellos pensaron que era el diablo, aseguran que le veían rodeando la piedra y escuchanban decir que aquellos que pasen cerca morirían si era en la noche, mientras que en el día les daban el malaire, las dolencias eran demasiado fuertes.
 
Una noche pasaba un señor por el lugar y no le quedó otra vía que cruzar por ella, y además no existía ninguna vivienda para quedarse a hospedar en uno de los hogares, pero debía avanzar a su casa, iba acompañado por un perrito. Al llegar a la quebrada, sintió cómo el cuerpo se le hacía piel de gallina, los pelos se le ponían de punta, sentía que su cuerpo se helaba, frente a sus ojos se encontraban brujas, duendes, diablos y en lo más alto de la piedra cantaba un gallo. Tomó valor y se decía: "Yo soy valiente, soy bien hombre".
 
Era aproximadamente la media noche, continuó caminando cuando iba ya por la mitad de la piedra sintió que alguien le seguía y efectivamente era el diablo que le impedía continuar,  el hombre lo enfrentó y lucharon, mientras tanto el perrito corrió desesperado y llegó a la casa aullando, como queriendo decir lo que le estaba ocurriendo a su amo. La familia al ver esto y sospechando lo que podía estar ocurriendo llevaron al perro con ellos para que les guíe hasta donde se encontraba el señor.
 
Al llegar a la piedra vieron con asombro cómo se defendía del diablo, sin embargo, el rescate no fue fácil porque tenían que vencer a los dueños de la piedra. Lo hicieron con agua bendita, con oraciones y otros accesorios benditos.
 
La gente preocupada trató de desaparecer la piedra y solicitaron a las autoridades que traten de retirarla para la construcción de la vía; así fue, empezaron a trabajar, el tractor cabó alrededor de la piedra pensando empujarla, no consiguió y la máquina se dañó al chochar contra ella y el conductor falleció.
 
La gente no se daba por vencida y siguen pensando en la posibilidad de desaparecer la piedra, pero en el sonido del viento se escuha una voz que dice: "no van a poder vencerme".
 
Un día se reúne una muchedumbre y se arman con cosas benditas que estaban seguros asustaría al demonio y lo dinamitaron, luego de varios intentos lograron reventar la piedra.
 

 

Leyendas y tradiciones de Guaranda, Historia y Cultura I. Concejo Municipal de Guaranda,1998

 
 
 
Portada
 
 
 
 

Visitas

002754719
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
572
1194
8281
2738159
4482
42168
2754719

Your IP: 3.235.186.94
2023-02-04 12:46

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en