Cada uno construye su casa como quiere.

La pone sobre el aire,

la siembra en la cintura de la luna

o encima de las olas.

 

Cada uno

la pinta de manera diferente,

la baña con el cielo

y el oro verdidulce de la tarde.

La llena de jilgueros,

de música y hortensias.

Encima del verano la edifica.

Le pone una ventana al horizonte,

una terraza al mar

y un pájaro de bronce en el tejado.

 

Cada uno

la salva de la furia del invierno,

le pone verjas altas,

faroles importados de Neptuno,

estufas de Chicago

y espejos fabricados en Arabia.

Cada uno la mide y la corrige.

En forma vertical la va agrandando.

Le pone un tiembre eléctrico

y un número de plata.

 

La cuida del mendigo que la ensucia,

del niño que le roba una gardenia,

del pobre que la mira.

 

Cada uno acomoda su casa a su manera,

presume y aparenta,

construye su existencia tontamente

con trapos, pergaminos y billetes,

con vigas antisísmicas

coñac y pararrayos.

 

Qué lástima pero ninguno

construye a su medida su refugio

con sólo la verdad de cada día

y el sol bien compartido.

Qué lástima que nadie se haga casas

a prueba de mentiras, olvido y desamor.

 

Yo quiero hacer mi casa a mi manera

sin puertas ni cortinas.

La quiero dulce y tibia

en medio del camino de tus brazos.

 

                                    

 

 

Violeta Luna

Guayaquil, 1943

 

 

Portada: https: https://www.pinterest.com/pin/6122149486652250/

Visitas

003446364
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
191
1345
13865
3417297
38280
75472
3446364

Your IP: 66.249.64.174
2024-05-19 01:59

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en