Lcdo. Edison Patricio Vásquez M.
Otavalo, octubre, 2020

 

Allá por los años sesenta, cuando cursaba quinto y sexto años de la escuela "José Martí", conformé la banda musical escolar, mal llamada banda de guerra, en ese entonces.

Esto se dio por una escurridiza fuga de clase, pues me había olvidado el cuaderno de tarea y el profesor José María Oña, pastuso, por cierto, castigaba con la "cáscara del difunto": un cabestro retorcido en dos, con el cual, pidiendo remangarse, pegaba en la mano y brazo, dejándonos una muy pronunciada veta, de la cual nunca avisábamos en casa.

Me acerqué al maestro Raúl Maya (también maestro de hipnosis), con el pretexto de pedirle que me tomara en cuenta en la banda de la escuela. Antes ya me había dicho el profesor Maya que no había quién toque el bombo.  Me ofrecí a ser de la banda, con tal que me justificara la falta. Le dije que mi hermano Luis Eduardo era del bombo de la banda del colegio Juan Montalvo de Quito y que él me podría enseñar algo más. Raúl Maya me contestó: “Bueno, bueno”.  Le pedí, entonces, que me hiciera entrar a la clase, rogando a Dios, que el profesor Oña no se acordara de pedirme la tarea.

Así, fui el niño del bombo que hacía una que otra figura al tocar en las marchas, ya cruzando los mazos o baquetas por encima del bombo, otras veces por la espalda y por encima del bombo de manera sincronizada.

En los desfiles del 31 de octubre, fecha cívica de Otavalo, realizaba mi proeza y al pasar por el parque, los compañeros me gritaban pidiéndome que rompiera el bombo. Era el momento en que le metía tanta fuerza al tocar, hasta que se partía el cuero. El asunto era una hazaña que les complacía a todos, terminando así los desfiles, hasta que un compañero ocurrido empezó a apodarme de " Bombo roto ".

Un día, ya en los albores de la juventud, por casualidad me encontré con cierto compañero, quien acordándose de la época escolar me saludó diciéndome: “Hola, Bombo roto”, frente a otros amigos, uno de los cuales era de Minas.  Intrigado este amigo me preguntó: - Oiga, Pato, ¿usted es de Minas? -  Yo, más intrigado que él, le respondí: -No, no soy de Minas. ¿Por qué? -  A lo que él replicó: -Es que a los de Atahualpa les dicen “Bombos rotos”, porque cuentan que cuando la banda de Atahualpa iba a tocar en las fiestas de Minas terminaban con el bombo roto y bien chumaditos por la alegría de tocar la música de pueblo.

 

Portada: https://es.wikipedia.org/wiki/Bombo

 

Visitas

002436749
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
202
1597
6312
2421319
32657
41198
2436749

Your IP: 34.231.247.88
2022-05-27 02:42

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en