Este monstruo sobrenatural, no era más que según las beatas de entonces, la encarnación del demonio, porque era un perro con cuernos y de sus ojos nacían ascuas que encandilaban en las tinieblas.

Dios había consentido que salieran del infierno, para ver asustados un tanto a frailes y “curuchupas”, que eran el azote de la incipiente sociedad cuencana; además de los transeúntes de las noches, en sus andanzas amorosas.

Este enorme animal arrastraba una pesada cadena por los barrios por los que andaba y producía un gran estruendo que hacía temblar de los nervios a quienes lo escuchaban, de tiempo en tiempo emitía un sonido similar a la de un aullido,  eran tan funestos que a veces coincidían con los graznidos de un búho.

Estos sonidos eran de mal augurio, sobre todo para los campesinos o indígenas, , pues seguro quien los percibía estaba para morir muy pronto, por lo que un jocoso e ilustre bardo decía:

El búho grazna,

el perro aúlla,

el indio muere;

parece chanza

pero sucede.

Mitos y Leyendas Ecuatorianas, Compilación, Ariel Clásicos Ecuatorianos, 2015.

 

Portada: https://www.misterioanimal.com/el-can-del-mar/

Visitas

002175212
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
286
1031
4301
2158921
33880
39154
2175212

Your IP: 3.234.211.61
2021-10-28 05:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en