Informante: Miguel Castillo
Guayaquil, 1982
Antología: Abdón Ubidia
 
 

En la provincia de los Ríos, en Vinces, en la época de la pepa de oro había un agricultor que se dedicaba sólo a cultivar el cacao y después de cada cosecha este agricultor era un tipo que no sabía leer ni escribir.

Con el producto de sus cosechas, es decir, con las ganancias se iba y se pegaba unos paseos por Europa y en París. Allí se enamoró de una prostituta. Él la sacó de un burdel. Pero que pasa, que además hay una situación: que este agricultor decía de que descendía de condes, y todo el mundo le conocía como el conde de Mendoza. Se la trajo a esta prostituta acá y la tenía viviendo en su casa de hacienda.

Además de él dedicarse a la cuestión del cultivo de cacao, él tenía pozos grandes en donde él criaba lagartos a los cuales les sacaba el cuero y los vendía muy bien. Esta mujer como era ninfómana quería estar haciendo el amor con todo hombre que veía y hasta con el casero, es decir, el muchacho de la casa que le cortaba la leña y le llevaba agua. Una vez esta mujer se le enamoraba a todos, se les enamoraba ella; se les brindaba y cuando llegaba el marido decía que aquel tipo había querido abusar de ella. Y el conde lo que decía era:

Bueno tú has querido abusar de ella: ¡A la lagartera!

Y así mataron a un pocotón de campesinos de esa manera ¿no? En Vinces, esa es una de las leyendas del Conde de Mendoza y tiene más leyendas.

Cuento popular ecuatoriano, Colección Ariel, 1993

.

Portada cortesía:

 

Visitas

002175243
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
317
1031
4332
2158921
33911
39154
2175243

Your IP: 3.234.211.61
2021-10-28 05:31

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en