Por:  Enrique Freire Guevara
Tomado del libro:Leyendas de Chatam

 

Cuenta Don pepito Herrera, que vive aquí más de 60 años, que cuando él tenía 16 años se fue a la isla Baltra a trabajar con los gringos, allá por el año de 1940 y allí conoció al Sargento Jones, que era un gringo como todos ellos; muy alto, rubio y de ojos azules y que siempre tocaba una música triste en su rondín. Un buen día murió de disentería y mientras moría quiso tocar su música, pera al dar el segundo suplo su espíritu salió del cuerpo y se quedó en la Isla con su rondín. Muchos oficiales le vieron y quedaron muertos del espanto.

Los soldados americanos de esa base decidieron averiguar qué pasaba para dar fin a las muertes misteriosas y al terror que tenía la gente de la Isla y sobre todo por los soldados que se negaban hacer la guardia. Los que se creían los valientes, con dientes de ajo en los pescuezos, con cruces  y estacas se pusieron una noche junto a la tumba del Sargento Jones, todos estaban a la espera del regreso de los valientes cuando a las 12 de la noche oyeron la música del Sargento Jones y gritos desesperados; nadie se atrevió a ir a ver lo que estaba pasando; al siguiente día todo estaba igual en la tumba del Sargento Jones, pero de los valientes nunca se supo nada, dicen que el Sargento Jones se los cargó o que ellos o que ellos se fugaron.

Ahora sólo los que no son buenos soldados oyen su música y si no se componen mueren, a mí no me ha

Leyendas y tradiciones de Galápagos en
la cultura y literatura, como expresión popular,
Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1998.

  Portada: http://elsenderodelashadas.blogspot.com/2012/07/lagrimas-de-hada.html 

Visitas

001125073
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1023
1091
6829
1108575
19441
42961
1125073

Your IP: 157.55.39.10
2019-11-15 18:22

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en