Fuente oral: Pepe Herrera
Compilador: Brenda Vanegas León
 
 

Cuenta Don pepito Herrera, que vive aquí más de 60 años, que cuando él tenía 16 años se fue a la isla Baltra a trabajar con los gringos, allá por el año de 1940 y allí conoció al Sargento Jones, que era un gringo como todos ellos; muy alto, rubio y de ojos azules y que siempre tocaba una música triste en su rondín. Un buen día murió de disentería y mientras moría quiso tocar su música, pera al dar el segundo suplo su espíritu salió del cuerpo y se quedó en la Isla con su rondín. Muchos oficiales le vieron y quedaron muertos del espanto.


Los soldados americanos de esa base decidieron averiguar qué pasaba para dar fin a las muertes misteriosas y al terror que tenía la gente de la Isla y sobre todo por los soldados que se negaban hacer la guardia. Los que se creían los valientes, con dientes de ajo en los pescuezos, con cruces  y estacas se pusieron una noche junto a la tumba del Sargento Jones, todos estaban a la espera del regreso de los valientes cuando a las 12 de la noche oyeron la música del Sargento Jones y gritos desesperados; nadie se atrevió a ir a ver lo que estaba pasando; al siguiente día todo estaba igual en la tumba del Sargento Jones, pero de los valientes nunca se supo nada, dicen que el Sargento Jones se los cargó o que ellos o que ellos se fugaron.

Ahora sólo los que no son buenos soldados oyen su música y si no se componen mueren, a mí no me ha llevado porque soy un buen soldado.

 

Leyendas y tradiciones de Galápagos en
la cultura y literatura, como expresión popular,
Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1998.
 
 
 
 
 

Visitas

000579144
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
154
700
4585
569605
13288
22898
579144

Your IP: 54.92.142.198
2017-08-20 07:54

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en