Por:Dorys Rueda

 

El tono se lo analiza en todos los géneros literarios: teatro,  poesía, narrativa  y ensayo.

En una obra literaria hay una voz, que cuenta, relata o muestra las acciones. Es la actitud emocional que mantiene esa voz, ante la historia, los personajes y el lector. Hay tonos diversos: sombríos, nostálgicos, alegres, irónicos.  En la poesía, el tono está vinculado más a lo sentimental.

El tono puede mantenerse a lo largo de la historia, desde el inicio hasta el final. Pero puede combinarse con otro u otros (tono cómico /tono romántico). En estos casos, es preciso explicar cómo aparece cada uno.  Podría suceder que una tonalidad aparezca con más fuerza que la otra. Pero también, que ambos tonos aparezcan con la misma intensidad.

Hay textos, donde el tono evoluciona gradualmente, de más a menos o de menos a más. Por ejemplo, al inicio de la historia, un tono de felicidad y de júbilo; en el desarrollo, un tono nostálgico;   y en el desenlace, un tono depresivo.

Hay una gran variedad de tonos. Entre algunos, están:

 

El Cómico

Que provoca risa; el tema es el hombre y sus defectos

El Fantástico

La irrupción de la ficción, de lo misterioso, de lo extraño dentro de la realidad

El Realista

La ilusión de la realidad

El Trágico

Inspira pena o el terror frente a la muerte

El Irónico

Hiriente, afirma lo contrario de lo que se piensa; denuncia injusticias a través de la burla.

El Melancólico

Reina un ambiente de tristeza

El   Detectivesco

La atmósfera es de misterio y suspenso

El Patético

Inspira la compasión por  la exacerbación de los sentimientos.

El Satírico

Denuncia una situación

El Simbólico

Manifiesta una cosa abstracta

El Onírico

Crea un universo de sueño

 

En el análisis, no basta con identificar y describir el tono, hay que ir más allá, hay que inferir qué papel cumple, en relación al sentido general de la obra (idea, temas).

Es importante que toda afirmación que se vierta sobre el texto literario,  esté fundamentada por ejemplos concretos de la obra u  obras (en caso de comparación). Las referencias deben ser detalladas y escogidas para que validen los juicios. Muchas veces, puede correrse el riesgo de incluir en en el comentario ejemplos poco pertinentes, que más bien obstaculicen las ideas, antes que las sustenten.

 
 
 
Portada:
 
 

 

 

Visitas

000579092
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
102
700
4533
569605
13236
22898
579092

Your IP: 54.92.142.198
2017-08-20 07:39

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en