Por: Jorge Anhalzer

El cuichi tiene por padre al sol y por madre a la lluvia. Viste elegante y parece alegre, pero es espíritu de cuidado, tiene mala fama y es conocido y temido tanto en el páramo como en el trópico. Dicen de él que es capaz de enfermar a los hombres, de volverles pálidos y desanimados hasta extinguirles la vida. Los problemas comienzan con una cojera, pero pronto los afectados se vuelven secos y enjutos. A las mujeres que están encinta  las puede hacer abortar y a las que no, es capaz de preñarlas. Seña de su paternidad son los guaguas con pelo de varios colores. Por alguna desconocida razón le atraen más las mujeres que están vestidas de rojo. A ellas las espera dentro de las quebradas, detrás de las matas de espino, en forma de un hombre con un pañuelo colorado al pescuezo.

¡Pobre de aquel que lo señale con el dedo! que sino se le pudre el mismo dedo se le dañará la dentadura. Así mismo sufre el que se pase por debajo, porque le abandonará toda fortuna. En su presencia la gente se refugia en la sombra, sea en la casa o bajo los árboles. En el mar a los pescadores que no tienen sombra a donde recurrir se alejan de él dándole la espalda a lo que permite el motor, o los remos, según sea la disposición económica del dueño de la embarcación.

Cuentos del Ecuador, Quito, 2012.

 

Portada: https://www.20minutos.es/noticia/628822/0/arco-iris/luna/hawai/

Visitas

002162394
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1628
931
3473
2151949
21062
39154
2162394

Your IP: 3.236.232.99
2021-10-19 14:29

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en