Por: Miguel Ángel Puga

 

El cóndor que vive en los peñascos como torres del Cerro Negro, divisó un día con sus potentes ojos a una encantadora pastorcita que cuidaba las ovejas, abajo, cerca del pueblo. Al Verla se enamoró de la y quiso tenerla junto a sí para regalarle unas sabrosas carnes cada día. ¿Cómo hacer? Fue cosa fácil para él. Se disfrazó de apuesto galán, vistiendo pulcro terno, pañuelo en el bolsillo del pecho y corbata blanca en el cuello.

Estando cerca de los chaparros donde bailaba la niña, comenzó a tocar la flauta y de esta forma se fue aproximando a ella. La niña se enamoró de él no bien lo tuvo delante. Comenzaron los juegos y conversaciones inocentes, se abrazaron y abrazados comenzaron a saltar una acequia angosta.

El jovencito daba muestra de gran agilidad, saltando más y más alto sobre la acequia. En uno de los saltos, le dijo a la niña que estaba contento y bulliciosa: abrázate más fuerte porque vamos a asaltar más alto; ella se asió fuertemente al cuerpo del galán, saltaron rápidamente y se encumbraron alto. En el vuelo recorrieron los páramos y picachos del Cerro Negro hasta llegar a un hueco del peñasco. Allí descansaron y rieron a carcajadas de la hazaña.

Al atardecer le dio hambre, y el joven salió a traer carne de res para la merienda. En efecto, el cóndor que era un joven fuerte, atacó con sus amigos a una vaca sacándole los ojos, el animal se desplomó y entonces le atacaron y devoraron, comieron bien los amigos cóndores. Y aquí vino la dificultad: bueno, dijo el joven secuestrador, ella no puede comer carne cruda como yo. Quedó pensativo, pero no acertó a resolver el problema. Con todo levantó el vuelo después de dar algunos trancos, llevando en las patas una buena porción de carne.

Llegando a casa, puso la carne a disposición de su pastorcita y ella le pidió lumbre para asarla. El joven, un tanto aturdido salió presuroso y, creyendo ver lumbre al pie del picacho, se bajó. Cogió en el pico y en las patas unas cuantas piedrecillas rojas y con eso se presentó diciendo que era lumbre, la pastorcita le regañó.

Pobre pastorcita, pasó muerta de hambre hasta cuando se hizo de noche. Entonces empezó a pedir auxilio, más en vano, ¿quién le iba a escuchar? Aclaró el día y el joven se fue a buscar la vida a orillas del río Pisque; mientras tanto la chica se asomó al borde del hueco y gritó hasta ser escuchada por sus padres y vecinos que inconsolables le habían estado buscando. Todos hicieron minga para rescatarla y utilizando guascas largas la bajaron y llevaron gozosos de vuelta a casa.

El cóndor regreso a su guarida y no la halló. Se encolerizó a tal punto que juró vengarse. Pasaron los días, los padres de la pastorcita se fueron a una diligencia y por seguridad le dejaron a la niña encerrada en la choza, amarrando la puerta con chilpes. El cóndor que estuvo al asecho, vino, raspó la paja del techo, abrió un horado y se entró. Le increpó a la pastorcita por haber sido desleal y haber gritado para que vayan a salvarla.  Y comportándose como siempre, como ave de rapiña, le sacó los ojos a la niña, la tiró al suelo de un aletazo y la devoró, dejándola en huesos.

 
El Cóndor enamorado, Taller Cultural Retorno, 2005.
 

Visitas

000655781
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
814
764
6982
642185
16725
30521
655781

Your IP: 54.225.16.10
2017-11-18 23:06

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en