Recopilación: Renato Castillo
Informante: María Dolores Peralta
Chimborazo, Pungalá

 

Una vez, un hombre llamado Juan se chumó y le pegó a su mujer. Entonces, ella cansada de tantos maltratos, huyó con el hijo. Esta pareja tenía una hacienda fuera del pueblo y la mujer cogió una camioneta de trabajo y se llevó su bebé hacia el pueblo, muy enojada y resentida. Al darse cuenta de esto, Juan para alcanzarla, cogió uno de sus caballos y la siguió. Cuando estaba entre los árboles y sintió que el caballo empezó a asustarse, a mostrarse inquieto y empezó a corcovear. De repente, él sintió que el caballo no avanzaba y que alguien tras de él lo agarraba con dos manos pequeñas, que se ajustaban a su camisa.

Dice que, cuando él regreso a ver, vio la punta de un sombrero, y cuando regresó a ver a su cintura, vio unas manos pequeñas y casi transparentes con las uñas largas y arrugas ( o sea viejas). Juan sintió que botaba espuma por la boca y empezó a gritar malas palabras porque sabía que era el duende. Después de esto, Juan empezó a rezarle a la Virgen de la Peña y no quería regresar a ver por nada.

Juró a la Virgen que nunca más volvería a pegarle a su esposa y empezó a gritar malas palabras. Después de un momento, el caballo se tranquilizó y él cabalgó hasta el pueblo donde llegó vomitando y sintiendo mal, casi desmayado. Después de eso, las señoras del pueblo le llevaron hasta su casa, lo cuidaron y le hicieron una limpia con hierbas. Se dice que Juan nunca más volvió a pegar a su mujer ni a su hijo, y que, de esa fecha en adelante, casi nunca se emborrachaba.

 

Laura Hidalgo Alzamora,
Duendes y Duendas más otros aparecidos de aquicito nomás, Recopilación de Literatura Oral Ecuatoriana, 2013.
 
 
 

Visitas

002175109
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
183
1031
4198
2158921
33777
39154
2175109

Your IP: 3.234.211.61
2021-10-28 04:14

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en