Por: Dorys Rueda

La Celestina aparece a finales del siglo XV, en una época de transición, donde empieza un cambio en la  mentalidad de la gente, por influencia del Humanismo. Es  una obra muy discutida, en relación a su autor, a la fecha de aparición y al género literario del texto. Su autor es Fernando de Rojas, aunque la crítica del siglo XX puso en duda su autoría.

Fernando de Rojas (1465-1541) nació en Puebla de Montalbán, España. Estudió en Salamanca y vivió todo el tiempo en Talavera de la Reina. Fue jurista y alcalde de  la ciudad por varios años, allí murió. Publicó de manera anónima la obra, posiblemente para resguardarse de las críticas de la época,

En cuanto al título, en 1499,  la primera edición del libro apareció sin el nombre de Rojas y tuvo como título: Comedia de Calixto y Melibea. Más adelante, en la edición de 1502 (donde Rojas mencionaba como posibles autores del primer acto a dos escritores de la época),  salió a la luz, como Tragicomedia de Calixto y Melibea y en 1519, apareció como  La Celestina, título con que se conoce al texto hasta la actualidad.

 CONTEXTO

A finales del siglo XV, se consolida la monarquía española,  con la unión de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón (1474-1504). En 1492, España descubre América y se convertirá, en el siglo XVI, en la primera potencia de Occidente, bajo el reinado de Carlos V.

El autor retrata en la obra la España de su época, dividida en distintos estratos sociales, donde la burguesía empieza a surgir como una nueva clase social.

 LA OBRA

La Celestina es una obra original por la combinación de géneros. Por un lado, podría pertenecer al género dramático, debido a  su estructura dialogada, aunque por su longitud, no se la podría poner en escena. Por otro lado, por su misma extensión y el manejo de elementos narrativos, la obra podría pertenecer al género narrativo.

La  división de la obra no es compleja, está compuesta por  un prólogo y dos partes, que  suman  21 actos.

TEMAS PRINCIPALES

El amor es el tópico central de la obra. Un amor loco, que no razona, que se deja llevar, que es obsesivo. Calisto no duda en acudir a Celestina, para conseguir el amor de Melibea. La pasión que siente por la joven es tan grande, que la deshonra y es causa de la destrucción de ambos.

El amor terrenal también es sensual, lujurioso e instintivo. Se centra más en personajes como Celestina,  Elicia y  Sempronio, y Areúsa y Pármeno.

Cristian M. Cuervo, maestro en letras españolas, manifiesta que el afán moralizante se observa, con claridad, en el prólogo del libro, donde Rojas expresa  que la obra es una reprensión a los locos enamorados que  dicen servir a Dios,  pero que se dejan llevar por sus apetitos. Un aviso a los engaños de las alcahuetas y a los malos y lisonjeros sirvientes.

Este afán moralizante también se evidencia en el final trágico  de la obra: Los nobles y plebeyos mueren por querer vivir los placeres de la vida, por dar primacía a los goces terrenales, sobre los espirituales.

 PERSONAJES

Los personajes pertenecen a distintas clases sociales. Aparecen los ricos y acomodados, como Calisto y Melibea. También,  los criados, que sirven a sus amos, como Sempronio, Pármeno, Tristán, Sosia y Lucrecia. Además, el lumpen, representado por Celestina, Crito,  Centurio Elicia y Areúsa.  
    
Los personajes, nobles o plebeyos viven el loco amor, buscan los placeres de la vida y al hacerlo, pagan un precio muy alto, como les sucede a Calisto, Melibea, Celestina, Sempronio, Pármeno, Elicia y Areúsa.

El lenguaje que utilizan los personajes nobles es culto, mientras que el lenguaje que usan Celestina, los rufianes y las prostitutas es propio de los estratos  bajos.

LOS PRINCIPALES

Celestina: Es el personaje que da nombre a la obra, una mujer de aproximadamente unos 70 años, que enseña sus oficios a dos jóvenes: Elicia y Areúsa. Es amiga de rufianes, como Crito y Centurio y Se la conoce por sus malas artes, por mover la voluntad de las mujeres que rechazan a sus enamorados.     

Antes de ir a casa de Melibea, implora a Plutón, dios del infierno y echa un hechizo al hilado que llevará a  casa de la joven.  Encuentra la muerte, por su propia avaricia, cuando se niega a compartir con sus cómplices, Sempronio y Pármeno, la recompensa recibida de Calisto.

Calisto: Es un joven rico que se mueve por la exaltación amorosa y por ese amor loco, solicita ayuda de  Celestina. Encuentra la muerte, cuando baja  el muro del huerto.

Melibea: Se muestra segura y enérgica, cuando rechaza a Calisto. Termina entregándose a él, por influencia de Celestina. Cuando se enamora del joven es fiel a sus sentimientos, hasta el final.

LOS SECUNDARIOS

Sempronio: Criado de Calisto,  busca vivir los placeres de la vida con Elicia, la pupila de Celestina. Se mueve  por interés, por ello, le  propone a su amo que busque a la vieja, para que mueva la voluntad de Melibea, a su favor. Cuando la alcahueta se niega a participarle el botín, le da muerte, Es apresado y ajusticiado por las autoridades.

Pármeno: Es otro de los sirvientes de Calisto. En un inicio, se opone a que Calisto consulte a Celestina. Después se pone de lado de la vieja, cuando  ésta le entrega a Areúsa,  prima de Elicia. Es ajusticiado por las autoridades por el crimen de la alcahueta.

Elicia y Areúsa: Jóvenes aprendices de Celestina, siguen los pasos de la alcahueta.

Pleberio y Alisa: Los padres de Melibea pertenecen a la aristocracia. Tienen muy poca participación en la obra. Pleberio adquiere mayor presencia, en los últimos actos.

Tristán y Sosia: Criados de Calixto, hacen guardia en la casa de Melibea, el día del trágico fin de su amo.

Lucrecia: Sirvienta fiel  y amiga de Melibea.

Crito: Rufián amigo de Celestina.

Centurio: Otro rufián amigo de Celestina. Prefiere encomendar a otros la emboscada de Calisto.

 

Visitas

002524986
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1647
774
7285
2507400
16350
36684
2524986

Your IP: 154.54.249.199
2022-08-13 15:52

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en