CHULQUERO[1]

 

 

La historia se desarrolló en una sociedad donde se confundía el respeto a la autoridad con el temor y sumisión a esta; y, donde trataron de hacer un ídolo a quien más escandalizaba y se le dispensaba todo, se le justificaban sus excesos, se le perdonaban errores.

Esta misma sociedad en la cual gran parte de su población no era sujeto de crédito por parte del sistema financiero - bancos y cooperativas básicamente - y fue más fácil endeudarse con terceras personas o chulqueros, que en las finanzas formales y peor aún, si es que alguien debía dinero a una entidad pública[2], terminaba siendo perseguido peor que delincuente peligroso.

Allí, en aquella sociedad, es donde cuenta la historia que vivió un ciudadano común y corriente que aprendió a sobrevivir en medio de dificultades urbanas y adversidades sociales que le obligaron a tomar iniciativas de negocios al margen la actividad financiera básica, para dedicarse a prestar dinero a cambio del pago de intereses usurarios del módico diez por ciento mensual[3], tomando de garantías documentos financieros como cheques, letras de cambio, pagarés, conjuntamente con  garantías reales que podían ser joyas, terrenos o casas y en otras ocasiones requería de un garante personal, que asegurase el pago.

El Chulquero se llamaba Olivio Cajas Fuentes, quien aprendió y heredó el antiguo oficio de su tío paterno Don Carmelino Cajas, de quien recibió en consejo que este trabajo sacrificado es por el bienestar de sus familias y por el honor de sus hijos, ya que la riqueza económica les cambia de posición social, pero nunca hay que hacerles participar en ninguna operación, que se deberá mantenerlos al margen de toda la arquitectura financiera empresarial.

El tío Carmelino Cajas quien fue pagador del ejército nacional, institución de la que se retiró con el grado de Sargento Segundo.

El tío Carmelino como pagador del ejército se familiarizó con el manejo de grandes cantidades de dinero, por sus manos pasaba todo lo relacionado al rol de sueldos y al pago del rancho[4]. Los saldos del dinero que no eran utilizados en sus cuentas, temporalmente disponían para colocarlas a intereses de fin de semana o a pequeños lapsos a comerciantes informales y a contrabandistas que requerían con urgencia recursos y no escatimaban en sacrificar sus costos financieros.

En esta actividad, el tío Carmelino empezó a enriquecerse y también a acrecentar su capital de trabajo, estableció los contactos y definió su listado de clientes especiales que garantizaban el crecimiento de su negocio con seguridad y lejos de cualquier escándalo en medios de comunicación y menos aún en el sistema judicial.

El tío Carmelino siendo joven aún se retiró del trabajo de pagador del ejército, pero ya tenía la oferta para laborar como recaudador de mercados de la ciudad, donde perfeccionó su especialidad ya que sus funciones le concedieron “mercados cautivos” de clientes para ejercer su lucrativo pero ilegal negocio.

Olivio trabajó para el tío Carmelino y se inició como cobrador y ajustador de cuentas, andaba en motocicleta con la lista de pagos pendientes a quienes los contactaba por vía telefónica, en caso de haber resistencia al pago, los visitaba personalmente de manera intempestiva y les daba una serie de advertencias y amenazas que en un elevado porcentaje del ochenta por ciento accedían al pago, para evitar complicaciones legales y personales. Se definía como un gran trompón, pero sabía que para amedrentar siempre debía agredir y pegar con ventaja, de manera que el deudor golpeado no tuviera oportunidad de defensa.   

Olivio triunfó en el negocio, por lo que luego tuvo la necesidad de contratar a Tutan Camon Valencia, para que se dedicara a las cobranzas y al ajuste de cuentas, se trataba de un boxeador retirado, que se dedicaba a las cobranzas, quien reemplazó en los trabajos de campo a Olivio, para dejarle el tiempo libre y se dedicara a manejar nuevas líneas de financiamiento, otros negocios de oportunidad y las relaciones públicas. 

Tutan trabajaba por un salario básico al cual se le agregaban las comisiones de capital recuperado.

Olivio en una ocasión le preguntó a su tío Carmelino lo siguiente:

Tío ¿Por qué me enseñó a mí el oficio y no a ninguno de sus dos hijos?

Ante esta pregunta, el tío Carmelino contestó:

 A los hijos de un Chulquero se les debe alejar lo más posible del negocio, ya que en esta actividad se llega a tener muchos enemigos y eso es peligroso, para ellos y para la familia. A mis hijos los he preparado profesionalmente para que puedan trabajar lejos de este mundo de los préstamos informales. Mis hijos estudiaron en la San Pancho y nunca trabajaron ni lo harán conmigo ni contigo.

Cuando el tío Carmelino decidió jubilarse del negocio, se percató que necesitaba una persona que continuara con el trabajo y resolvió que el heredero de tan lucrativa actividad sería su sobrino Olivio. Ya tenía suficiente entrenamiento, inclusive tenía personal que trabajaba para él, ya se había capitalizado, tenía su propio dinero. Entonces tomó la decisión de empezar con el proceso de transición de responsabilidades y competencias.

Realizaron la negociación en la cual valoraron las cuentas y los respaldos de cobranza, llegando al acuerdo de que los valores incobrables serían tratados como cartera castigada, los trasladaban con valor cero, se trataba de clientes fallecidos, fugados fuera del país, declarados en insolvencia, privados de libertad, entre otros.

Las cuentas con dificultades de recuperación, que no habían podido ser cobradas en base a presiones físicas y amedrentamientos y se requería de acciones complementarias con mayor fuerza o llegar a demandas en los tribunales, se acordó castigar la cartera con un cincuenta por ciento (50%) de descuento.

Finalmente llegaron a negociar las cuentas buenas que no tenían ningún problema de recuperación, a las cuales les castigaron con un diez por ciento (10%) de descuento debido a los períodos de vencimiento. El negocio se cerró, el sobrino pagó de contado al tío todo el monto. 

Olivio se hizo cargo de la dirección del negocio, realizó los cambios que consideró necesarios, entre ellos fue vender las cuentas incobrables a un grupo de negociantes que utilizarían los documentos financieros para lavar dinero y blanquear cuentas.

Para la recuperación de los capitales con dificultades ordenó a Tutan que contratara a un equipo que reforzara las presiones y la potencia para recuperar la cartera, también contrató a dos abogadas que en su Hoja de Vida laboral constaba que habían trabajado recuperando cuentas para Mama Luz en Quito, para el Doctor Homerito en Ibarra y para el Notario en Machala, las mismas que demostraban una elevada experticia en la recuperación de dineros del chulco.

El negocio marchaba muy bien; los flujos de dinero se incrementaron notablemente, la rentabilidad mejoró, por lo que su tío Carmelino se enteró de ello y le invitó a almorzar. En la reunión le dijo:

  • Te felicito por el nuevo impulso dado al negocio. Por esta actitud es que me decidí primero contratarte para que trabajaras conmigo y luego venderte todo. Algo que me había costado mucho sacrificio y gran trabajo, no podía dejarlo en manos de alguien que no fuera de la familia. Mi separación del trabajo se debió a mi edad y a que padezco de algunas enfermedades del oficio, lo que bajaba mi rendimiento en utilidades y me descuidaba de algunos nuevos negocios.

 En las sucesivas reuniones el tío Carmelino le fue enseñando los secretos de los negocios de dinero, entre ellos la manera como apareció el dinero y su evolución.

  • No por ser chulquero vas a ser ignorante. Tienes que conocer todo sobre finanzas, materia monetaria, cambio de divisas, impuestos y debes ser buen leguleyo.

Carmelino le manifestaba que el dinero es una creación humana, realizada para facilitar las actividades de intercambio y por ello siempre van a existir crisis económicas ya que a pesar de ser un magnífico medio de pago, no puede cubrir todas las expectativas y especulaciones por lo que se producen grandes rompimientos de los procesos de circulación y de pagos que provocan las crisis financieras, que exigen aplicar los correctivos, que incluyen ayudas y subsidios económicos a los grandes consorcios, para que el sistema financiero mundial pueda volver a su normal funcionamiento.

Le comentaba que el dinero tuvo su origen a través de cuatro  etapas en el proceso de cambio: la economía natural en la cual funciona el trueque que es el intercambio de mercancías por otras mercancías; luego llega la etapa en la que una o pocas mercancías asumen la facultad de medio de cambio denominada moneda en especie; la economía monetaria donde rige la moneda oficial y legalmente como medio de pago; para finalmente llegar a la  cuarta etapa, que es de donde la moneda electrónica o virtual se utiliza como medio de pago.  

Le indicaba que la moneda fue concebida como una pieza metálica, con peso y composición iguales, acuñados en oro y plata, en principio, de forma circular con ranuras al borde para evitar el envilecimiento[5] de la pieza y siempre debe llevar los distintivos del emisor que garanticen la responsabilidad de su originalidad y de su pago.

Le comentó que para facilitar la ejecución de todo tipo de transacciones se generaliza la utilización del certificado de depósito o billete bancario de libre transferencia o endosable, que gana la confianza de los usuarios del sistema financiero, hasta que llegar al uso del papel moneda impreso o billete como lo conocemos.

También le dijo que con el dinero se pueden realizar importantes acciones como utilizarlo para comprar y vender, permite cumplir con las obligaciones contraídas realizando los pagos de deudas, garantiza que se pueda ahorrar a través del tiempo, facilita y regulariza llevar la contabilidad y también tiene capacidad cambiaria con las demás monedas internacionales para ejecutar los pagos de las importaciones y cobrar el producto de las exportaciones.

El sistema financiero funciona y se articula bajo normas que proporcionan el marco legal.

Las instituciones financieras con todos sus mecanismos de oferta de servicios en una sociedad tratan de captar un segmento de mercado.

A manera de explicación comparativa le aclaraba que se debe considerar al dinero como la sangre en un ser vivo, que debe llegar a todas las células; y, las instituciones financieras por su lado, son el equivalente al sistema vascular que permite la circulación. Las economías actuales bajo cualquier modelo socio económico no pueden prescindir de la existencia de un sistema monetario y financiero.

Le enseñó también que por divisa se conoce a la moneda que es referencia valorativa para otras y que generalmente es aceptada como medio de pago internacional, entre estas últimas están el dólar norteamericano, el dólar canadiense, la libra esterlina, el euro, el yen, el yuan, etc. Éstas sirven de referencia en el mercado de divisas, en el que se establece el tipo de cambio o precio que ha de regir para cada moneda nacional por cada unidad de moneda referencial o divisa.

En las transacciones internacionales se ha venido utilizando el sistema SWIFT y posiblemente luego se implemente otro nuevo sistema QFS, que serían modalidades de efectuar transacciones de dinero virtuales de alta seguridad y de utilización generalizada en el mercado financiero internacional. Por la magnitud de los pagos operados en los mercados de divisas sería imposible ejecutarlos en dinero físico. 

Olivio le dijo al tío Carmelino:

  • Muchas gracias por toda la información que usted me da. Pero explíqueme las razones por las cuales usted pagó todos los gastos de la hospitalización del hermano menor del dueño del almacén de repuestos de vehículos automotrices. Yo nunca me he podido explicar.

El tío Carmelino le contestó:

  • Tú sabes muy bien que los dos eran muy buenos amigos y que me debían dinero de un préstamo que les había realizado tiempo atrás. En el accidente de tránsito los dos hermanos quedaron en estado de salud crítico, mucho más grave estaba el hermano mayor, quien era el deudor principal, pero desgraciadamente falleció en el hospital de la seguridad social. Entonces mi reacción inmediata fue salvarle la vida al hermano menor, para lo cual le ayudé a su traslado a una clínica privada y no escatimé en gastos hasta dejarlo muy bien de salud y que le dieran de alta médica. Esta reacción mía es lógica y muy profesional, además de que la familia de los dos hermanos la consideraron muy humana y cristiana, pero en realidad es que luego de fallecer el deudor, mi reacción natural de chulquero viejo era salvar la vida al garante, para de esa manera asegurarme del pago. Como efectivamente sucedió.

El tío Carmelino también recomendaba siempre mantener una contabilidad técnicamente llevada con las cuentas claras, de manera que pudieran establecer los niveles de rentabilidad en la que se encontraban sus negocios.

Le decía también que el oficio de chulquero, no es tan malo, ya que en la mayoría de ocasiones ayuda a las familias o las personas a solucionar problemas imprevistos o emprender negocios o a dotarles de capital de trabajo. Nunca se debe prestar dinero a los ludópatas[6] o a los adictos a las drogas, ya que con ellos no existe posibilidad de retorno de tu inversión, el préstamo está perdido.

Le manifestaba que el terrorismo económico es aquel que actúa de manera similar al sistema del chulquero, pero a nivel internacional y teniendo como prestamistas a los estados, a los que les inducen y facilitan entrar en procesos de endeudamiento público tanto interno como externo, para contar con la dependencia económica de ese país, por lo que el terrorismo económico podría hacer naufragar a economías libres y sanas, si caen en el círculo vicioso del endeudamiento público.

Le aconsejó que evite meterse en negocios que tengan relación con el lavado de dinero, que se focalice en préstamos y en negocios relacionados como la compra de facturas, cambio de cheques con descuento, compra venta de divisas de oportunidad, compra de procesos judiciales. Le recomendó evitar meterse en prescripciones de dominio, ya que se trataba de verdaderos perjuicios a gente inocente y que los herederos en algún momento podrían tomar venganza.

Habían pasado los años, el negocio había crecido y Olivio escuchando los consejos del tío Carmelino, era un poderoso hombre de negocios, muy prudente y tranquilo, vestía muy sencillo para no llamar la atención. Manejaba automóviles antiguos que no resultaban atractivos, pero buenos autos para poder sortear emergencias con potencia, rapidez y fuerza.

En una de tantas reuniones de trabajo, el tío Carmelino le dijo:

  • Me he percatado de que la situación para quienes ejercían esta profesión se les había complicado, ya que de las diferentes personas que eran sus clientes habían adoptado una especie de resistencia para realizar sus pagos. Intentan formar asociaciones de perjudicados, se ponen violentos y amenazan contra nuestra seguridad. Eso pone en peligro nuestras vidas y a nuestras familias.

Olivio contestó:

  • Si tío. No sé qué hacer. A Tutan ya le han asaltado tres veces, le roban todo, pero primero le quitan las libretas de apuntes y la Tablet, luego le desvalijan. Él ha tomado todas las precauciones, pero aun así anda con temor de que le hagan daño a él o a su familia. Pero ya anda armado para poder defenderse.

Al cabo de un par de meses de esta reunión, recibieron la noticia que mataron a Tutan Camon Valencia, en un aparente asalto, en el cual los delincuentes llegaron a bordo de dos motocicletas cuando él se preparaba para ingresar a su domicilio y le acribillaron, para llevarse todo cuanto tenía en ese momento. Los jefes de Tutan no asistieron al velorio, por razones de seguridad.

Razonaron que en estas circunstancias resultaba negativo intentar tomar venganza y trataron de bajar la intensidad del negocio. Pero mejoraron las seguridades personales, también contrataron el reemplazo de Tutan, fue un operador de cobranzas colombiano que se llamaba John Jairo, que además manejaba la seguridad de la empresa y de la familia.

Olivio se vio obligado a renunciar al puesto de Director de Mercados heredado del tío Carmelino, para evitar o descartar posibles vendettas relacionadas con la política o con temas de administración municipal.

El tío Carmelino le invitó a Olivio a un almuerzo de trabajo en su casa, para evitar riesgos y que los vieran en lugares públicos.

Aconsejó a su sobrino que adoptara todas las medidas de seguridad personal y familiar y que era prudente en estas circunstancias comprar una póliza de seguro de vida que cubra todo evento y todo riesgo.

El tío Carmelino estaba nervioso, redactó su testamento en la Notaría Novena del Cantón.

El presentimiento del tío Carmelino se cumplió, cuando al salir de su terapia para soportar el dolor de tres hernias lumbares, fue abordado por dos motocicletas que llevaban a cuatro individuos, uno de los cuales le dijo:

  • ¿Sabes cuánto daño has hecho en tu maldita vida? ¿Tienes idea de la cantidad de personas que han muerto por tu culpa? ¿Sabes cuántas familias han pasado hambre por ti?

Carmelino no supo qué contestar y tampoco le dieron tiempo los sicarios, quienes procedieron a descargar un solo disparo con silenciador a nivel de la nuca, con el cual produjeron el fallecimiento inmediato y arrancaron en sus vehículos a toda velocidad con destinos inciertos.

Resultó doloroso para Olivio, quien intentó limitar su exposición por trabajo por su seguridad. John Jairo le rodeaba de protección en todas las circunstancias, todo el tiempo.

Lugo de un año de la muerte de su tío Carmelino, Olivio se relajó y empezó a trabajar sin mayor seguridad.

Se le presentó una nueva línea de negocios que era la de vender cartera, entregando los cheques de buenos clientes a un grupo de personas de negocios que tenían dinero en efectivo y que necesitaban bancarizarlo[7], todo estaba muy bien y se realizaban transacciones mensuales. El negocio le dejaba un diez por ciento de utilidad (10%) neta, no intervenía nadie más, lo realizaba él en persona, en alguna casa de campo o finca ubicada por el sector de la Mitad del Mundo.

En una operación de venta de cartera, salió con dos maletas de viajero grandes, llenas del dinero cambiado, las acomodó en la parte de atrás de su vehículo y tomó el rumbo para regresar a la ciudad, eran las cinco de la tarde y en la ruta no había tránsito de muchos carros, hasta que de manera intempestiva recibe el impacto de un gran camión en el lado derecho, lo cual lo deja fuera de control de su vehículo y siente que algunas partes de él empezaron a incrustarse en su cuerpo, hasta que el mismo vehículo extraño lo embestía. Fue todo lo que sintió.

De inmediato un vehículo automotor que lo seguía a corta distancia se acercó, fingieron conocer a Olivio, sacaron las maletas que contenían el dinero y se lo llevaron, luego de asegurarse que el conductor había fallecido. El camión que causó el accidente era un vehículo fantasma, sin registro de matrícula ni de propietario, seguramente era uno de los que trabajaba en alguna de las canteras clandestinas del sector y que contaba con más de cincuenta años de servicio, era prácticamente chatarra sobre ruedas.

La muerte de Olivio dio las luces de alerta para que John Jairo tratara de salir del escenario, ya que no contaba ni con los recursos ni con la protección de su jefe. Trataría de salir del país y regresar a su lugar natal.  Desapareció del medio, pero se supo que no llegó a su destino.

Al cabo de un par de meses, en las calles nadie hablaba de Olivio y menos del tío Carmelino, pero se lo citaba en algunos tribunales de justicia.

Se conoció que para tratar el tema de herencias y legados las dos abogadas de confianza de Olivio, tranquilizaron y consolaron a las dos viudas que dejaba, así como a cuatro hijos, dos en cada hogar. Las abogadas debido a su dilatada experiencia, hicieron cobrar las pólizas de vida a cada una de las beneficiarias.

Las abogadas, aprovecharon para ocultar ciertos activos y apropiarse de ellos. Quedaron muy bien económicamente y tuvieron la tentación de hacerse del negocio, pero una de ellas reflexionó y se percató que todo era un terreno minado, muy peligroso. Todas las cuentas estaban contaminadas y era de gente peligrosa que había llegado a tener poder económico, político y sobre todo poder de fuego en la calle.

Como último trabajo de las abogadas, desaparecieron todos los documentos personales de Olivio, trámites y evidencias de su accionar en todo tipo de negocio. No dejaron huellas de nada, inclusive borraron las infracciones de tránsito.

Una de ellas decía:

  • Prestó plata a gente equivocada. La ambición acabó con él.

La vida continúa, sigue su camino, ni se detiene ni se desvía por nada, reemplaza o anula actores, pero siempre avanza.

A pesar de los esfuerzos de las abogadas de eliminar evidencias, luego de varios años, aún sigue siendo nombrado Olivio Cajas Fuentes, en algunos casos de lavado de activos, de fraudes y de testaferrismo.

Las madres de sus descendientes, cada una por su cuenta, decidieron cambiar de nombres y apellidos a sus hijos, para evitar ser relacionados en los procesos judiciales.

El chulco o agiotismo, siempre llenará de enemigos a los prestamistas, pero aun así es una actividad que se la encuentra presente y vigente.

El delito financiero paga con la vida.

 

[1] En el lenguaje popular del Ecuador, se le conoce a la persona que se dedica a la usura o al agiotismo, es decir que concede préstamos de dinero al margen de la ley, a cambio del pago de intereses elevados, con garantías documentarias y garantías reales. Terminan explotando y extorsionando a la persona que ha contraído la deuda.

[2] Los pequeños deudores, que deben cantidades de dinero bajas, generalmente trabajadores, microempresarios y medianos propietarios de negocios. Para los grandes deudores se crean condonaciones, leyes especiales para conceder facilidades de pago, amnistías, olvidos de las cuentas y de sus obligaciones.

[3] Que equivale a una tasa de interés anual del ciento veinte por ciento (120%).

[4] Pago de los alimentos del personal.

[5] Disminuir el contenido metálico a través del limado de sus perfiles.

[6] Adictos a los juegos de azar.

[7] Depositar dinero en el banco, simulando legalidad.

 

Portada: https://www.pinterest.es/pin/1016546947115011663/

 

 

Visitas

003379230
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
4724
3258
18321
3343550
46618
60816
3379230

Your IP: 66.249.64.173
2024-04-19 21:40

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en