La Torera Recuerdo haberle visto en varias ocasiones por los años sesenta. Se llamaba Anita Bermeo, nacida en Baños, Tungurahua. Era una señora famosa –de talante barroco- que andaba por Quito muy elegante, con su sombrero lleno de cintas de colores y velo, una tremenda cartera, guantes, medias rojas, tacones, un bastón y un pito. -¡Torera! ¡Torera!, gritaban los niños y ella los perseguía maldiciéndolos. ¿Y por qué le llamaban así? Porque toreaba a los carros con su bastón… y hacía otras travesuras con su pito. -‘Soy descendiente del Barón de Carondelet; por lo tanto, soy noble, no como ustedes mocosos sinvergüenzas…’-, decía. La Torera era un personaje muy querido en Quito y fue parte del escenario urbano. Anita Bermeo falleció en 1984, en un asilo de ancianos, pero vive en nuestra memoria. Fotos del archivo de César Moreno. En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'. Foto: Archivo / EL COMERCIO Ampliar Fotos del archivo de César Moreno. En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/elogio-chulla-torera-taita-pendejadas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
La Torera Recuerdo haberle visto en varias ocasiones por los años sesenta. Se llamaba Anita Bermeo, nacida en Baños, Tungurahua. Era una señora famosa –de talante barroco- que andaba por Quito muy elegante, con su sombrero lleno de cintas de colores y velo, una tremenda cartera, guantes, medias rojas, tacones, un bastón y un pito. -¡Torera! ¡Torera!, gritaban los niños y ella los perseguía maldiciéndolos. ¿Y por qué le llamaban así? Porque toreaba a los carros con su bastón… y hacía otras travesuras con su pito. -‘Soy descendiente del Barón de Carondelet; por lo tanto, soy noble, no como ustedes mocosos sinvergüenzas…’-, decía. La Torera era un personaje muy querido en Quito y fue parte del escenario urbano. Anita Bermeo falleció en 1984, en un asilo de ancianos, pero vive en nuestra memoria. Fotos del archivo de César Moreno. En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'. Foto: Archivo / EL COMERCIO Ampliar Fotos del archivo de César Moreno. En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/elogio-chulla-torera-taita-pendejadas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Recuerdo haberle visto en varias ocasiones por los años sesenta. Se llamaba Anita Bermeo, nacida en Baños, Tungurahua. Era una señora famosa –de talante barroco- que andaba por Quito muy elegante, con su sombrero lleno de cintas de colores y velo, una tremenda cartera, guantes, medias rojas, tacones, un bastón y un pito. -¡Torera! ¡Torera!, gritaban los niños y ella los perseguía maldiciéndolos. ¿Y por qué le llamaban así? Porque toreaba a los carros con su bastón… y hacía otras travesuras con su pito. -‘Soy descendiente del Barón de Carondelet; por lo tanto, soy noble, no como ustedes mocosos sinvergüenzas…’-, decía. La Torera era un personaje muy querido en Quito y fue parte del escenario urbano. Anita Bermeo falleció en 1984, en un asilo de ancianos, pero vive en nuestra memoria.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/elogio-chulla-torera-taita-pendejadas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

LA TORERA

 

Fausto Segovia Baus
4 de Diciembre, del 2014

Recuerdo haberle visto en varias ocasiones por los años sesenta. Se llamaba Anita Bermeo, nacida en Baños, Tungurahua. Era una señora famosa –de talante barroco- que andaba por Quito muy elegante, con su sombrero lleno de cintas de colores y velo, una tremenda cartera, guantes, medias rojas, tacones, un bastón y un pito.

-¡Torera! ¡Torera!, gritaban los niños y ella los perseguía maldiciéndolos. ¿Y por qué le llamaban así? Porque toreaba a los carros con su bastón… y hacía otras travesuras con su pito.

-‘Soy descendiente del Barón de Carondelet; por lo tanto, soy noble, no como ustedes mocosos sinvergüenzas…’-, decía.

La Torera era un personaje muy querido en Quito y fue parte del escenario urbano. Anita Bermeo falleció en 1984, en un asilo de ancianos, pero vive en nuestra memoria.

 

Contenido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO (Quito-Ecuador)
http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/elogio-chulla-torera-taita-pendejadas.html. 
ElComercio.com
Portada: Fotos del archivo de César Moreno.
En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'.
 

 LA TORERA

 
La Torera’, Anita Bermeo, merece un capítulo especial en cualquier historia de Quito ¡ni faltaba más!, pues se trata de uno de los personajes notables que han transitado por las calles de nuestra ciudad. Quienes hemos atravesado la segunda mitad de la vida y que allá, en los años cincuenta del siglo XX, fuimos niños, la recordamos en su pleno vigor.
 
Era una mujer delgada que vestía estrafalariamente, con blusas llenas de encajes de muchos colores, paraguas o una vara de eucalipto lo suficientemente gruesa, como para que una vez descargada sobre los huesos de muchachos altaneros, les creara suficiente experiencia y nunca más le agredieran con sus burlas. Pero sin duda lo más notable de su vestimenta era el sombrero de ala ancha, con un velo que cubría parcialmente el rostro a la manera de una viuda.
 
A fines de los años cincuenta, y antes de que los festejos por el 6 de diciembre tomaran tanta fuerza como para eliminar otros acontecimientos; en la ciudad, a la conclusión de las celebraciones de Inocentes y Carnaval, se realizaban elegantes “corsos de flores”, como se decía en Quito en aquella época, y que consistían en desfiles de carros alegóricos, en los que participaban jóvenes hermosas que repartían claveles por doquier. Pues en buen contraste con esas ninfas, a Anita Bermeo le dio por intervenir en uno de esos eventos, nada menos que encabezándolo. Los presentes le aplaudieron a rabiar y a nadie se le ocurrió gritarle por esa vez: “¡Torera!”.
 
¿Quién fue ‘La Torera’?, pues como todo personaje legendario, cuenta con algunas versiones sobre su origen, ya que ha sido objeto de hondo interés por articulistas de periódicos y de exaltación de poetas que vieron en ella, la encarnación de algo del alma de Quito. Varias ciudades se disputarían ser su cuna: Ambato, Baños, Riobamba y para algunos la propia Quito.
 
Habría llegado de empleada de alguna familia aristocrática y pudiente, con quienes viajó hasta California, en donde presenció los amores de la dueña de casa con un personaje exótico, lo que produjo un embarazo y, al nacimiento, el niño le fue entregado a ella. Se ha dicho también que se ganaba la vida como costurera y que un buen día decidió dejar la capital para ir a Ambato. En la plaza de toros de esa ciudad se celebró una corrida en la que participó un diestro de excelentes dotes, habilidades que cautivaron a Anita, quien se prendó de tal manera del torero, que fue una de las últimas en salir del coso. El matador también se había fijado en ella y como dicen los jóvenes de hoy “llegaron a salir”. En la entrevista hubo la oferta del galán de contraer matrimonio, para lo cual en pocos días le seguiría hasta Quito. Feliz, ‘La Torera’ volvió a su hogar a esperar a su futuro esposo. Mas pasó el tiempo y la promesa no se cumplió. Regresó a Ambato y a pesar de sus indagaciones no lo encontró. Retornó a su taller de costura llena de dolor.
 
Con el tiempo se volvió una mujer extraña, los síntomas de la alteración mental fueron evidentes, viéndosela pasear por las calles con sus raros atavíos. Anita Bermeo habría sido entonces presa de una locura de amor, al igual que Juana de Castilla, la Penélope a la que canta Juan Manuel Serrat y la novia de Tim Burton.
 
‘La Torera’ fue una mujer trágica y célebre que animó a la ciudad, convirtiéndose en bufón de los jóvenes y en una pasión de los artistas.

 
 
Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO:
http://www.elcomercio.com/actualidad/torera-personaje-ciudad-1.html.
ElComercio.com

 

       Foto: Archivo / EL COMERCIOFotos del archivo de César Moreno. En la foto, Anita Bermeo 'La Torera'. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/blogs/la-silla-vacia/elogio-chulla-torera-taita-pendejadas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

 LA SOBRINA DE LA TORERA

Por: Mariana Falconí Samaniego

 

En una casa antigua del Centro Histórico, por el sector del tradicional barrio de San Marcos, vivía una familia compuesta por una mujer sencilla y su única hija, una joven de diecisiete años, llamada Anita.

La mujer era costurera y trabajaba en una fábrica textil con cuyo sueldo lograba a duras penas sobrevivir junto a su hija. La joven asistía a uno de los colegios del sector.

La casa en que vivían Anita y su madre, era herencia de una hermana del padre de la joven, llamada Ana Bermeo y de quien se decía muchas cosas, como que estaba loca y se vestía de forma rara, además era conocida con el apodo de “La Torera”.

Estos comentarios que a manera de burla hacían las compañeras de aula a la joven en el colegio, la molestaban sobremanera, se avergonzaba de ser pariente de dicha señora fallecida hace muchos años, pero lo que la enfurecía era cuando escuchaba entre susurros: “ahí viene la sobrina de La Torera”.

 

El Pozo de Piedra del Itchimbía y otros cuentos,
Quito, Editorial Eskeletra Juvenil, 2008.
 

 

Mariana Falconí Samaniego: Poeta y narradora ecuatoriana. Ha publicado en poesía: “Gaviota” (1993), “Quito, balcón del cielo” (1996), “El amor en cuatro tiempos” (Antología poética del Chimborazo), “El color de los días” –“Laberinto” (2002), “Palabras en Soledad” (2003), “Cantos de Huracán y Fuego (2005).

En narrativa tiene publicado: “Nelita Corazón de Oro” que lleva algunas ediciones, “Cuentos para leer y pintar” (2000) y bajo el sello de Eskeltr4a: “La silla mágica” y “El secreto de la Olla del Panecillo” que cuenta con algunas reimpresiones.

Ha ganado varios premios y ha sido invitada a participar en varios congresos de poetas dentro y fuera del país.

 

Visitas

000629179
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
568
805
7821
614445
20644
20098
629179

Your IP: 54.198.143.210
2017-10-22 17:23

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en