Miguel Ángel Rueda
 Para elmundodelareflexion.com
 
 
Fuente Oral: Carlos Meneses
Recopilación y transcripción: Miguel Ángel Rueda
Ibarra, Febrero, 2013
 

Esta historia me la contó don Carlos Meneses. Me dijo que había ocurrido en 1932, una noche de verano en que se reunió con cinco amigos que vivían relativamente cerca, en el barrio Santo Domingo de la ciudad de Ibarra.

Esa noche, al calor de la conversación, de las bromas  y de un par de canciones entonadas por todos los jóvenes, se produjo un extraño silencio. Nadie comprendió qué pasaba, sólo se escuchaba la respiración de todos, mientras un can aullaba lastimeramente en la calle continua.

Se miraron con asombro y decidieron que era el momento para contar historias de miedo. En efecto, el gran amigo de Carlos, Luis Chávez empezó el relato:

Hace dos meses, junto con su hermano Jaime, quisieron gastarle una broma a la Señorita Carmita, la modista de la Sánchez. Para ello se fueron un sábado a su taller con el pretexto de que les confeccionara un pantalón.

Ella les atendió gustosa, entonces los muchachos le contaron la última noticia que dizque corría por la ciudad, que un duende andaba fastidiando a las mujeres solteronas. Noticia que le dieron a la vecina Carmita, con el mayor de los respetos.

La vecina abrió los ojos de la sorpresa y le empezó a temblar el mentón,  Los jóvenes notaron que la mujer experimentaba terror. Entonces, continuaron con la broma. Le dijeron  que el mentado duende solía aparecerse a las 9 de la noche, vestido como payaso.

Al ver que la vecina Carmita estaba a punto de llorar, le dijeron que iban a convertirse en sus guardias desde esa noche; que cuidarían no sólo su casa, sino todas las de la cuadra. Pero le aconsejaron que no abriera la puerta por nada del mundo, a no ser que fueran ellos, que irían a avisarle si el duende payaso estaba por los alrededores. Doña Carmita accedió en el acto.

Después de la visita, el mismo sábado en la noche,  los hermanos prepararon el disfraz de payaso para Jaime, que iba a personificar al duende. Ensayaron el hablado chillón que suponían tenía ese ser y sobre todo,  cómo debía caminar. Todo estuvo listo para el siguiente día.

A la mañana siguiente, domingo, la señorita Carmita se  fue a misa  de 7, a la iglesia “La Merced”. Los hermanos vieron cómo regresaba a su casa y se encerraba con doble llave. Al caer la tarde, Luis ayudó a su hermano a disfrazarse de payaso, sin que sus padres ni su  hermana sospecharan nada.

Salieron los jóvenes a la modistería, cinco minutos antes de las 9 de la noche y mientras Luis se escondía, Jaime, vestido de duende payaso, golpeaba la puerta de la casa de Carmita varias veces. Al no recibir respuesta, implementó el plan B. Gritó a todo pulmón que era el hermano Chávez. Sin embargo, la puerta no se abrió y el silencio se tornó cada vez más profundo.

Esperó 15 minutos, 20 minutos, pero la situación era la misma. Al cabo de 30 minutos, el duende payaso se sentía defraudado. Se quitó el disfraz y su hermano Luis, salió de su escondite. Entonces, se abrió lentamente la puerta con un sonido tenebroso. Apareció la modista, temblando de pies a cabeza. De su boca le salía un hilo de espuma blanquecina. Dio dos pasos y extendiendo los brazos dijo: Jo-ven-ci-tos, el duen-de  ya se les a-de-lan-tó.  

Carmita cayó de bruces y los jóvenes, sin saber qué hacer, salieron despavoridos de la casa. El lunes en la mañana,  su madre les contó que el barrio estaba alborotado,  porque la señorita Carmita estaba medio loca, pues en la noche del domingo, a eso de las 9, había visto un duende vestido de payaso.

Según me contó don Carlos, cuando Luis finalizó el relato, todos guardaron un silencio sepulcral y de forma automática se pusieron de pie. Luego, a  toda carrera se fueron para sus casas. El susto les duró una semana y durante meses no volvieron a ver a Luis.

 

 

Visitas

000259419
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
30
817
6010
247558
25151
30947
259419

Your IP: 207.46.13.141
2016-07-31 01:27

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en