Por: Dorys Rueda 

La épica es un género literario que intenta representar la totalidad de la vida. En este sentido, La Ilíada y La Odisea, de Homero, son los ejemplos  más excelsos.

La fecha de composición de La Ilíada es controvertida, pero la gran mayoría ubican a esta epopeya,  alrededor del 750 a.C. Sus antecedentes se remontan a las antiguas leyendas y mitos del pueblo griego,  a un sinnúmero de relatos de dioses, semidioses y héroes, como Zeus, a quienes se menciona, en los cantos del poema.

El texto es extenso: 15.537 versos. Fue creado  para ser recitado y se  lo transmitió de generación en generación, gracias a los cantores de la poesía épica, cuya imaginación e ingenio debieron enriquecer al poema.

Las versiones de la obra que tenemos en la actualidad, aparecen en prosa. Pero aún así, la calidad poética del texto ha subsistido.  

La Ilíada marca  el comienzo de la historia  de la literatura europea y es el punto de partida de la literatura occidental.

De esta creación han surgido los rasgos esenciales del género épico, como la exaltación de las hazañas de los héroes,  la presencia del destino, que gobierna a dioses y a mortales; y el ambiente  caballeresco, donde la vida transcurre, entre las batallas,  los  banquetes y  la cacería.

Los poetas de todos los tiempos le han tomado como modelo, no  sólo por ser perfecta construcción artística, sino por su profundo contenido humano. Por esta razón, hoy más que nunca es necesaria la lectura de la obra.

Esperamos que el comentario crítico de la obra  facilite la lectura de ese público joven, que en un primer acercamiento pueda tener dificultad.

  CONTEXTO

Se ha ubicado la obra en el último año de la Guerra de Troya, un hecho histórico importante, que constituye el telón de fondo del poema.
    
Homero nos proporciona pocos datos sobre esta contienda. Menciona tan sólo que el conflicto comenzó hace casi diez años, con el rapto de Helena, por parte del troyano Paris.  

Según los estudiosos, la Guerra de Troya tuvo  lugar en los años 100 y 1.000 a. C. De ahí que las  hazañas que se cuentan en el poema, corresponderían a finales de La Edad de bronce o Edad Micénica, llamada así, porque en el año 1300 a.C. se encontró las ruinas de una ciudad, llamada Micenas.

 LA ILÍADA

 
TEMAS
 Tres son los temas principales de la obra: la cólera, el heroísmo y los valores humanos.

La cólera

Es uno de los temas que aparece,  desde el inicio del poema.  La ira de Aquiles surge cuando el rey Agamenón toma a Briseida, la joven que los aqueos le habían entregado a Aquiles, para suplir a la esclava que el monarca  se había visto obligado a entregar, para que la peste terminara.  Aquiles, indignado y furioso, abandona el campamento y se mantiene al margen de la contienda contra los troyanos. Esta acción trae consecuencias graves para los griegos, ya que al perder al más valiente y admirado de sus combatientes,  el ejército sufre constantes derrotas.  La cólera no abandona el corazón del semidiós. No se conmueve cuando su  mejor amigo Patroclo le pide vestir sus armaduras para ir al frente.   Tampoco muestra emoción alguna, cuando el rey Agamenón le envía presentes y la promesa de que le devolverá a Briseida. Sólo cuando su amigo Patroclo muere, en manos de Héctor, la cólera del héroe termina y se reconcilia con Agamenón.

El heroísmo

Es otro de los temas centrales de la obra. Los héroes de homero son seres sensibles, que sufren, pero cuando entran en el campo de batalla, dejan de ser compasivos y se vuelven crueles, como le  ocurre, primero a Héctor con Patroclo y luego a Aquiles, con Héctor.  Los guerreros, además, son de una bravura y fuerza  jamás vista. Lo vemos en Diómedes, Ayax, Eneas, Aquiles y Héctor. Son guerreros que Luchan por  un alto sentido del honor, que debe ser limpiado en público. Pelean por su patria, por la gloria del triunfo.

La exaltación de los valores humanos

Es otro de los temas centrales de la obra. Si bien el poema ensalza la gloria humana, también recoge los más altos valores. Así, se canta al amor entre el hombre y la mujer, como se observa con Héctor y Andrómaca, Paris y Helena o  Príamo y Hécabe.  También se exalta  al  amor fraterno, de padre a hijo, como lo observamos entre Príamo y su hijo Héctor o entre  Héctor y su vástago Astianacte.  

Se ensalza, además, al amor  de madre a hijo, como lo retratan Hécabe y  Andrómaca, en relación a Héctor y a Astianacte.  También se canta a  la amistad sincera y fiel, como lo ejemplifican: Aquiles y Patroclo,  Héctor y  Eneas,   y Glauco (troyano) y Diómedes (aqueo).  

La obra también enaltece al hombre anciano, que debe ser respetado por su sabiduría y experiencia, como sucede con   Néstor (griego) y el mismo Príamo (troyano). Por último, se  canta a la piedad humana, representada por Aquiles, que acepta una tregua, durante los funerales de Héctor.

  PERSONAJES PRINCIPALES

LOS AQUEOS

Aquiles: Semidiós, hijo de Peleo y de la diosa Tetis. Abandona la batalla, cuando Agamenón lo deshonra. Agamenón: Rey de los

Aqueos, hermano de Menelao. Por soberbia, provoca la ira de Aquiles.

Néstor: Sabio anciano y consejero de los jefes aqueos. Sus consejos son siempre escuchados.

LOS TROYANOS

Héctor: Hijo de Príamo y de Hécabe, soberanos de Troya.  Sobresale por su valentía y coraje, es muy querido por su pueblo. Tiene un hijo con Andrómaca. Muere a manos de Aquiles.

Príamo: Rey de Troya, esposo de Hécabe y padre de Héctor y Paris.  Por amor es capaz de humillarse. Va al campamento de los aqueos, para suplicar a Aquiles, que le devuelva el cuerpo de Héctor.

Paris: Hijo de Príamo, hermano de Héctor.  Rapta a Helena, esposa de Menelao. Hecho que desencadena la Guerra de Troya

PERSONAJES SECUNDARIOS

Es innumerable el número de personajes secundarios, que intervienen en la obra. Entre los más sobresalientes, están:

AQUEOS (GRIEGOS)

Odiseo (Ulises): Rey de Ítaca. Sobresale por su astucia y su inteligencia.

Menelao: Hermano de Agamenón, esposo de Helena. Pide ayuda a su hermano, cuando Paris rapta a su mujer.

Diómedes: Rey de Argos. Sobresale en la batalla por su valentía y decisión.

Patroclo: Amigo de Aquiles, muere a manos de Héctor.

Calcas (Calcante): Adivino, hijo de Néstor. Pronostica que la peste terminará, cuando Agamenón devuelva a la esclava.

TROYANOS

Eneas: El segundo hombre en el ejército troyano. Semidiós, hijo de Afrodita.          

Andrómaca: La esposa fiel  de Héctor. Madre de Astianacte.

Dolón: Noble troyano que actúa de espía. Es sorprendido y capturado por Odiseo, quien le da muerte.

Crisis: Sacerdote de Apolo

Heleno: Adivino, hijo de Príamo y de Hécabe.

DIOSES PRINCIPALES

Los dioses, al igual que los humanos, son imperfectos, con la única ventaja de que son inmortales. Se dejan llevar por las pasiones como  la ira, la venganza, la traición o  el miedo.  Engañan  y mienten. Pero también sucumben ante los afectos, como les ocurre a las deidades  protectoras, tanto de griegos, como de troyanos.

Zeus: Dios del Olimpo, lugar donde habitan los dioses.

Atenea: Diosa de la sabiduría y la ciencia.

Ares: Dios de la guerra.

Apolo: Dios de las artes, la música, la medicina y los oráculos.

Afrodita (Venus): Diosa del amor.

Hera: Esposa de Zeus.

DIOSES SECUNDARIOS

Aquiles.

Iris: Mensajera de Zeus y de su esposa Hera.

Poseidón (Neptuno): Dios del mar, hermano de Zeus.

Tetis: Ninfa del mar, madre de Aquiles.

Hermes (Mercurio): Mensajero de los dioses. Acompaña a Príamo al campamento de los aqueos.

Artemis (Diana): Diosa de la castidad y de la caza.

 

Visitas

001163532
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1136
1127
2263
1150592
12940
44960
1163532

Your IP: 35.170.81.210
2019-12-09 19:42

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en