Transcripción: Santos Ortiz de Villalva
Tomado del libro: Cuento Popular Ecuatoriano
Antología: Abdón Ubidia

 

Antiguamente había pumas enormes. Se los encontraba con frecuencia en la selva. Los hombres los mataban poniendo chinganas en las puntas de sus lanzas y atravesándoles el corazón. ¡Hacía falta ser muy valiente para matar estos pumas!

Había hace tiempo un joven gran cazador. Un día mató un puma. Le cortó la cabeza y la trajo a casa. Nuevamente salió a cazar, pero no pudo vencer a uno de esos pumas gigantes. Corrieron, corrieron, corrieron escondiéndose entre los árboles.

-¡El gran tigre, el gran tigre me persigue! –gritaba.

Oyó los gritos el padre del muchacho. Tomó la cerbatana y el matiri y se hizo puma. La cerbatana se convirtió en rabo y el matiri en testículos.

-¡Si eres macho ven aquí! –gritó al otro puma.

El Huagra Puma, que había seguido como dos días al joven, al oír la voz del padre, y conocer que era puma, regresó de nuevo. Se encontraron los dos en una colina.

-¿Y ahora qué? ¡Nos veremos entre machos! ¿Por qué molestas a mi hijo?

Lucharon bastante tiempo. El papá saltó a un árbol y cayéndose desde allí mordió al Huagra Puma en el pescuezo, metiéndole las uñas por todo el cuerpo.

El Huagra Puma murió, y su enemigo le bebió la sangre.

A la tarde regresó a casa con su hijo, y allí se hizo hombre.

 

Visitas

002122796
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1295
1356
6813
2106290
20618
48161
2122796

Your IP: 3.238.132.225
2021-09-16 18:28

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en