Por:  Ruth Moya

 

Antiguamente, donde es Otavalo, dicen que había un lago grande, llamado Impakucha. Pero aún más anteriormente –narran- ahí no hubo agua, sino una hacienda grande. En medio de este pueblo grande, así mismo, había un camino grande.

Un día, cuando quemaba el sol, una joven, enviada por su madre, pasaba por ese camino, cargada una paila.

Mientras quemaba más el sol, y la joven sudaba cansada, se quedó sentada en el borde de una pared. Bajó la paila y la colocó cerca de ella. Pero, cuando regresó a ver la paila, se dio cuenta que de la mitad de ésta comenzó a salir, saltando el agua. La joven se asustó mucho y corriendo fue a avisar a su madre. Hasta eso la paila ya había estado llenándose y cuando regresaron el agua llenaba toda la paila. De ahí siguió creciendo más y más. Cuando el agua inundaba la ciudad, las dos se fueron muy rápido a un cerro y miraron desde allí como tapaba la hacienda. A ese lago los mestizos le llaman San Pablo.

 

Tomado de: Kaimi Ñukanchik Ñaupa Rimaikuna, Edición Experimental, 1979.
Ruth Moya, Simbolismo y Ritual en el Ecuador Andino

 

Fotografía: Lago San Pablo, Ecuador
https://www.flickr.com/photos/burocracianeuronal/751328705

 

Visitas

000539865
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1141
388
1529
531927
22789
23117
539865

Your IP: 54.145.122.109
2017-06-26 22:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en