Fuente Oral: Luis Ubidia
Recopilación yTranscripción: Dorys Rueda
Otavalo, 1985

 

Se cuenta que  hace muchísimos años había una joven panadera que un día terminó su jornada a las 12 de la noche. Se dirigió a su casa porque era muy tarde y porque recordaba que su madre siempre le había advertido que a la medianoche no debía detenerse en ningún sitio de la ciudad.  Para sorpresa suya, en el camino surgió de un agujero un hermoso mono. La muchacha trató de atraparlo, pero el animal dio tal salto que se le  escapó. Cada vez que la joven trataba de atraparlo, el mono saltaba y la muchacha estallaba de risa, pues no había visto un ser tan simpático como aquél.

La joven se olvidó de la hora y sin darse cuenta, en lugar de caminar a su casa, se alejaba cada vez más de ella.  El mono se había hecho ya su amigo y le brindó una banana que la chica no supo de dónde había sacado. Entre risas,  intentó agarrarla pero el animal la escondió rápidamente tras su espalda.

Después cruzaron un terreno donde había plantas de moras con las frutas al alcance de ambos.   El mono intentó arrancar todas las moras que veía: las verdes, las maduras, las grandes y las pequeñas, pero su amiga no se lo  permitía. Le sostenía de la cola y no le dejaba moverse. Cuando el animal intentaba nuevamente hacerlo, la chica volvía a inmovilizarlo.  

Entre juego y juego, no se percató de que el mono la llevaba hacia el molino, lugar donde la gente de Otavalo contaba que habitaba la bruja y el demonio, donde las personas que pasaban por allí, desaparecían sin dejar huellas.

Cuando faltaban algunos pasos para llegar, la joven panadera vio que el mono había desaparecido y en su lugar, de pie, a su lado, entre la oscuridad, estaba una sombra que no era de esta vida. El ambiente entonces se volvió pesado  y un escalofrío le recorrió el cuerpo. De la risa pasó al pánico y salió huyendo del lugar, sintiendo cómo la sombra le perseguía durante todo el trayecto. Finalmente, agotada por la manera cómo había corrido,  llegó a su casa, pero no pudo abrir la puerta porque perdió el conocimiento allí mismo. Así permaneció por unas horas, hasta que los vecinos la descubrieron y la ayudaron a volver en sí.

 

 
Portada:
https://es.123rf.com/photo_19119539_cute-dibujos-animados-mono-colgando-de-una-rama-de-un-arbol-con-el-pulgar-arriba.
 

Visitas

000683392
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
145
971
5961
670490
14695
29641
683392

Your IP: 54.167.44.32
2017-12-16 07:13

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en