Fuente oral: Anderson Tuva
Recopilación y transcripción: Estanislao Lojano
Abril 10, 2015

Soy un joven que estudió en el cantón El Pangui, provincia de Zamora Chinchipe, en el oriente ecuatoriano. El caso que les voy a Narrar me sucedió hace años atrás.

A mi familia y a mí nos invitaron a una fiesta en casa de una amiga de mi abuelita, que es una indígena shuar. Ya en la fiesta saludamos a las personas que allí se encontraban y agradecimos a los dueños de la casa por la invitación. Yo como soy curioso, vi que una habitación tenía la puerta media abierta, entré sigilosamente para que nadie se diese cuenta de que estaba allí. Apenas entré, alcancé a ver un libro sobre un atril. Me acerque y divisé un signo muy extraño en la pasta del libro. Tuve temor pero eso no me impidió abrirlo. Al hacerlo, sentí algo extraño y salí corriendo sin cerrar el texto. Después de esto mis noches ya no eran las mismas.

La primera noche no pude dormir bien, me sentía raro. En el sueño se me iba formando la imagen de algo un poco borrosa, pero la verdad no le di mucha importancia. A la noche siguiente, el perfil de la imagen fue aclarándose y en la cuarta noche mejoró absolutamente. Entonces, lo divisé con nitidez, era la imagen de un diablo. Me levanté asustado y se lo comenté a mi abuelita. Ella se puso a pensar en lo qué podía significar.

En la sexta noche, mientras dormía, sentí frío y que me movía. Cuando abrí los ojos, observé todo era negro a mí alrededor. El diablo me llevaba cargado entre sus hombros. De repente, me tiró al piso agresiva y bruscamente, lo que me dolió mucho. Entonces me dijo: “Longo cabrón, estabas muy pesado”, y se fue.

Me quedé muy asustado y no sabía qué hacer en ese momento. Corrí a donde mi abuelita, llorando y le conté lo que me había sucedido y ésta muy preocupada, organizó un rito bautismal para mí. A las 7:00 pm fui a la iglesia, donde el sacerdote realizó el rito y desde ahí, nunca más he vuelto a ver al diablo.

El diablo es la encarnación del mal en el mundo actual pero, gracias a Dios, podemos renacer a una vida nueva en la pila bautismal.

 

 

 

Visitas

000539865
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1141
388
1529
531927
22789
23117
539865

Your IP: 54.145.122.109
2017-06-26 22:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en