Por: Alonso Flores Velasco

 

 

Antes de rayar la aurora, un rudo cazador se había adentrado en la inmensa selva, portando consigo su sencilla arma, una larga cerbatana de chonta y su porta dardos, hecha de hoja de palma morete, con sus mortíferos virotes (dardos) que en sus puntas llevan el veneno curare.

Se hallaba muy atareado siguiendo una partida de monos chorongo. De pronto se encontró perdido, muy fatigado se puso a descansar junto a un milenario árbol y se quedó dormido. Alguien lo despertó, pero creía que estaba soñando. Volvió a sentir que le tocaban en el hombro, muy confundido abrió los ojos y vio a un joven nativo que le dijo: “¿Qué haces aquí?”. El trampero desconocido pronunció: “te sacaré de este lugar, sígueme”. Caminaron por casi tres horas, atravesando obstáculos entre la tupida selva y causes torrentosos, al final llegaron a un sitio despejado donde había chacras de lugareños; el extraño le dijo: “hasta aquí te acompaño, sigue adelante”; el cazador le preguntó: “¿Cómo te llamas?” Y el forastero contestó: “Jimkimi” y desapareció.

El hombre, cuando llegó a una vivienda habitada por aborígenes, contó que había sucedido, ellos se extrañaron mucho al oír de aquel desconocido, porque ese nombre era de un árbol de la selva que los shamanes lo utilizan por sus poderes curativos. De esta manera, supieron que fue el espíritu de la planta que salvó al cazador perdido.

Aquella historia pronto se hizo leyenda y desde entonces, aquel lugar, se llamó “Jimkimi” o la planta que orienta.

 
 
Cuentos y Leyendas de la Amazonía, Imprenta Colorgraf-Quito, 2009
 
 
 
Portada:
http://www.latercera.com/noticia/tendencias/ciencia-tecnologia/2010/08/739-286279-9-encuentran-25-nuevas-especies-de-arboles-en-la-amazonia-ecuatoriana.shtml

Visitas

000493965
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
6
282
288
489962
6
16410
493965

Your IP: 54.158.39.172
2017-05-01 00:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en