Fuente oral: María Angelita Rodríguez Hidalgo
Recopilación: Dorys Rueda
Otavalo, 1990

 

Hace muchísimos años, un joven de Intag estudiaba en el Colegio Nacional Otavalo, donde había cursado seis años y estaba a punto de graduarse como bachiller. Para la ceremonia de graduación, su padre le había obsequiado uno de sus trajes, un poco pasado de moda, pero limpio y en buen estado para que luciera bien en ese evento tan especial.

Llegado el día, el muchacho se vistió con el traje nuevo y muy orgulloso se dirigió al colegio a encontrarse con sus compañeros. Estos, apenas lo vieron, empezaron a mofarse de él, diciéndole que llevaba puesto un terno “tipo chagra”.

El joven, totalmente avergonzado, se dio la vuelta y salió del lugar. No sabía dónde conseguir otro traje en ese momento y a esas horas. Se le ocurrió ir al cementerio de la ciudad a buscar un terno.  De las tumbas frescas, eligió una y con una pala que encontró cerca, cavó hasta extraer el féretro. Entonces, cambió su traje por el del muerto.

Después, volvió al Colegio. Esta vez, con un terno elegante de color negro.  Sus compañeros elogiaron ahora su buen gusto y se le aproximaban para admirar su traje. No pasó mucho tiempo, cuando vio con susto cómo las moscas se pegaban en su ropa y no se desprendían de ella, por más que él trataba de alejarlas. Un mal olor se esparció por el lugar, venía del traje robado; los compañeros, entre risas y burlas, empezaron a alejarse de él.

Al otro día, el estudiante decidió devolver la ropa a su verdadero dueño y quedarse con la suya, pasada de moda y fea, pero propia.

 

Portada: https://www.amazon.es/Trajes-blazers-Negro-Hombre/s?rh=n%3A3074050031%2Cp_n_size_two_browse-vebin%3A14223376031

 

INFORMANTE

María Angelita Rodríguez Hidalgo

Tumbaco 1925

Reside en Otavalo desde 1952. Sus primeros recuerdos vienen del barrio Punyaro, a donde fue a vivir cuando recién se había casado. Vivió la época de esplendor de la Fuente de Punyaro, donde iba junto con su esposo, don Ángel Rueda Encalada, a distraerse los domingos. Era el lugar donde las vecinas, al caer la tarde, le contaban leyendas, que habían escuchado de sus familias y de sus amigos.

 

 

Visitas

002162362
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1596
931
3441
2151949
21030
39154
2162362

Your IP: 3.236.232.99
2021-10-19 14:14

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en