Fuente oral: Luis Ubidia
Recopilación: Dorys Rueda
Otavalo, 1985
 

Viajaba don Arévalo a Quito, del único modo que se podía en aquel entonces, a caballo. Iba envuelto en un poncho, con zamarros y con un sombrero de paja cubierto de lona. La ruta era la de Mojanda, cuyo recorrido duraba dos días enteros y eso, cuando el viajero no moría en un precipicio o a manos de los asaltantes.

Viajaba tranquilo, pero al llegar a la parte más alta, escabrosa y fría del páramo, se descolgó sobre él una  terrible tempestad, tan propia de la región, con granizo, rayos y relámpagos.

Como la tormenta sorprendiera a don Arévalo en un sitio en que no había donde guarecerse, resolvió ir más rápido, con la esperanza de llegar pronto a algún tambo.

Pasó la borrasca y quiso sacar una franela para secar el agua que bañaba su rostro. Con ese fin, volvió la cabeza hacia atrás, pero cuál sería su sorpresa al ver que había desaparecido el anca y toda la parte posterior de su caballo, junto con  el maletín en que venía la tela. Él, sin darse cuenta, había venido montado únicamente en la parte delantera del animal.

Ante este hecho tan asombroso, se quedó en un principio un tanto desconcertado, pero al poco tiempo comprendió lo sucedido: un rayo había caído sobre su caballo, sin que él se percatara y lo había partido en dos.

Observando que la mitad del animal había sobrevivido, creyó que la otra también debía estar viva. Resolvió regresar a buscarla. No tardó mucho tiempo en hallarla, corriendo tras una esbelta yegua que por allí pastaba. Entonces, insertó las dos mitades con gran exactitud, logrando una unidad perfecta. Solo así, pudo continuar con su viaje y llegar finalmente a Quito.

 

Portada: https://www.freepik.es/fotos-premium/ilustracion-hombre-caballo-al-atardecer_4272887.htm

 

 

INFORMANTE

Luis Ubidia

Otavalo: 1913-2000

Fue un prestigioso maestro que empezó su carrera docente en 1935, en San Pablo de Lago, en la escuela Cristóbal Colón. Después pasó a la escuela 10 de Agosto de la ciudad de Otavalo, plantel donde había estudiado su educación primaria.

En 1936, viajó a Quito para trabajar en la Anexa del Normal Juan Montalvo. En 1970, después de una ardua y fructífera labor como profesor, se acogió a la jubilación   y fue articulista en los medios escritos de la provincia de Imbabura, con un claro enfoque de justicia y rectitud, en los temas de la vida local del cantón Otavalo.

Escribió artículos de investigación científica y notas poéticas. Tiene 28 publicaciones.

Visitas

002162362
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1596
931
3441
2151949
21030
39154
2162362

Your IP: 3.236.232.99
2021-10-19 14:14

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en