Fuente oral: Ángel Rueda Encalada.
 Recopilación: Dorys Rueda
 Otavalo, 1992

 

En tiempos antiguos, un grupo de jóvenes emprendió una excursión a Mojanda, uno de los lugares más hermosos de Otavalo, donde había tres lagunas de inconmensurable belleza: la Laguna Grande, la Laguna Negra y la Laguna Chiquita.

Salieron de Otavalo en la mañana, con la idea de acampar en la Laguna Grande. Llevaban ropa abrigada y comida, porque sabían que el clima era frío y se intensificaba con el paso de las horas. Para la noche tenían licor para mitigar el cansancio y las temperaturas extremas bajo cero.

Cuando llegaron, instalaron el campamento cerca de la Laguna Grande y empezaron a beber. Alrededor de las doce de la noche, cansados y ebrios, decidieron dormir. En ese momento, escucharon el tañido fuerte de una campana y sintieron miedo. Nadie hablaba y a muchos, del susto, se les pasó la embriaguez.

Uno de los muchachos recordó que, en alguna ocasión, su padre le había contado que había una campana sumergida en la Laguna Grande, aquella que los Remaches habían lanzado al agua, después de haberla robado en una iglesia de Ipiales. Decía que era muy normal para los caminantes escuchar el tañido de esa campana, a las doce de la noche.

Muertos de miedo, decidieron no salir de la tienda. Sin embargo, uno de ellos, el más joven, no estuvo de acuerdo. Dijo que no tenía miedo y que era imposible dormir con semejante ruido, que era mejor averiguar qué ocurría afuera. Nadie lo detuvo.

El joven caminó rumbo a la laguna, aproximándose, lentamente, mientras el tañido de la campana era ensordecedor. Al llegar a la orilla, el estridente sonido desapareció y se topó con algo que flotaba en el agua, un objeto que brillaba como las estrellas. El muchacho quiso saber de qué se trataba y se topó con un hermoso collar de diamantes.  Cuando quiso tomarlo en sus manos, el collar dio un brinco y se fue más lejos. Cada vez que intentaba agarrar la joya, esta brincaba más lejos y se quedaba flotando en el agua. El muchacho no se daba cuenta que el agua le llegaba ya a las rodillas.

Entonces, decidió nadar, tirarse al agua para tomar de una vez por todas el hermoso collar. Estuvo a punto de hacerlo, cuando sintió la mano de uno de sus amigos que le empujaba hacia atrás, evitando que se lanzara a las gélidas aguas y muriera congelado.  En ese momento, volvieron a escuchar el tañido de la campana y joven desobediente, ahora sí, aterrado, regresó a la tienda con sus amigos.

 

Informante:

Ángel Rueda Encalada (Otavalo: 1923-2015)

Fue un autodidacta que impulsó la modernización de la ciudad de Otavalo y logró cambios enormes para su ciudad, como la automatización de los teléfonos, la construcción del Banco de Fomento, la llegada del Banco del Pichincha, la edificación del Mercado 24 de Mayo, la construcción de la Cámara de Comercio, la reparación del templo El Jordán y la reconstrucción del Hospital San Luis.

Por décadas fue benefactor de las escuelas Gabriela Mistral y José Martí. Fue fundador de varias instituciones de la ciudad, de donde desplegó su actividad a favor de la comunidad. Fue presidente de la Sociedad de Trabajadores México y del Club de Tiro y Pesca. Formó la Cámara de Comercio, trabajó para ella y fue su Presidente Vitalicio.

 

 

Portada: https://www.tripadvisor.com/

 

 

Visitas

001648956
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
621
903
4489
1636937
24124
56750
1648956

Your IP: 114.119.132.207
2020-10-22 14:29

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en