LA SIRENA DEL LAGO SAN PABLO

 Informante: Luis Ubidia
Recopilación: Dorys Rueda
Otavalo, 1985.

 

Las sirenas, según la tradición griega, eran seres con torso de mujer y cuerpo de animal, que vivían en una isla del Mediterráneo, frente a la costa de la Italia meridional. Tenían una voz musical prodigiosa, atractiva e hipnótica, capaz de embrujar con su música a los marineros que pasaban por la isla, quienes perdían el control del barco y se estrellaban. Las sirenas entonces los devoraban.

El primer testimonio escrito nos viene de La Odisea, de Homero. El héroe, después de pasar una larga temporada en el palacio de la diosa Circe, emprende el regreso a Ítaca. La divinidad le cuenta que la primera aventura que tendrá será con las sirenas. Le advierte que si desea escuchar complacido la música de estos seres, haga que sus hombres se tapen los oídos y luego, le amarren de pies y manos al mástil del barco; que si suplica a sus hombres que le desaten, más bien, estos le sujeten con más cuerdas. Sólo así Odiseo pudo escuchar el canto mágico de las sirenas, sin que la tripulación corriera riesgo.

En América, asimismo, tenemos la figura mitológica de la sirena. En Panamá, se cuenta la leyenda de la Sirena del río Risacua (provincia de Chiriquí), en el que habitaba una mujer de cabellos rubios. Los hombres sentían un impulso sobrenatural de meterse en el río e ir hasta el fondo de la corriente para encontrarse con esta mujer. Quienes lo hacían, morían y su cadáver aparecía a los pocos días flotando en el agua.

La figura de la sirena también aparece en las leyendas recogidas en Ecuador. Se cuenta que las mujeres que habitaban en el Cerro Brujo (Galápagos) eran sirenas que encantaban a los pescadores. Quienes las veían, desaparecían en el mar.  Se habla también de una joven que se convirtió en mitad mujer y mitad pez y vivía en las aguas del Cucho (sector de Tabacundo), esperando a que un hombre le desencantara. Se sabe además de la Sirena de la Fuente de Punyaro (Otavalo) que salía a medianoche a capturar a los hombres que deambulaban por la Fuente. 

Ahora conozcamos la leyenda de la Sirena del Lago San Pablo:

El lago San Pablo es el más grande de la provincia de Imbabura; se encuentra ubicado a 4 kilómetros al sur de la ciudad de Otavalo. A sus pies se alza el majestuoso volcán Imbabura y algunas comunidades pobladas rodean al lago como: Gonzáles Suárez, San Pablo y San Rafael.

Su paisaje deleita y maravilla a propios y extraños y aún es posible ver la tradición: los indígenas cruzando el lago en sus lanchas. Pero también vemos lo moderno: veleros que se desplazan lentamente en sus aguas y cómo los deportes y competencias acuáticas están al orden del día.

Cuenta una leyenda que el Lago San Pablo se formó, cuando Dios castigó a los dueños de una hacienda por ser avaros , por no ser gente caritativa. La propiedad, por tanto,  de la noche a la mañana, se convirtió en una gran laguna.

Otra leyenda cuenta que cada noche, a las doce en punto, justo en la parte donde se alza el monte Imbabura, a los pies del lago, nace el canto de una mujer joven. Un canto tan hermoso que misteriosamente va expandiéndose y en pocos segundos se escucha en cualquier parte de la laguna. Una melodía que enciende y exacerba el deseo y la pasión en cualquier varón que se aproxime al lago.

El hombre, joven o viejo, que cede a su ímpetu y pierde el control por el canto mágico, va en busca de la mujer que lo entona.  Se encuentra con una maravillosa joven que está sentada en un tronco con los pies hundidos en el agua. Su torso está desnudo. Ella lo llama, extendiéndole los brazos. El hombre no se percata que la joven  es mitad pez y mitad mujer. Ni siquiera cuando se acerca a ella y se sienta a su lado. La sirena, entonces,  le invita al hombre a bañarse, toma sus manos y en ese momento, lo jala  y le hunde en las aguas. Sobreviene un remolino y traga al hombre  en un santiamén. La sirena no le suelta hasta llegar al fondo del lago, donde está la casa de hacienda que una vez existió y desapareció de la faz de la tierra. Allí, muerto, lo deposita, como un trofeo más de la noche.

Por eso, las madres advierten a sus hijos varones que la lujuria no trae nada bueno y quien se deja ganar por la lascivia, tiene un trágico fin. Les recomendaban no salir a medianoche a la laguna, para no ser embrujados, para no pecar por el canto de la sirena.

 

Informante
1 Luis Ubidia (Otavalo: 1913-2000) fue un prestigioso maestro que empezó su carrera docente en 1935 en San Pablo de Lago, en la escuela Cristóbal Colón. Después pasó a la escuela 10 de Agosto de la ciudad de Otavalo, plantel donde había estudiado su educación primaria. En 1936, viajó a Quito para trabajar en la Anexa del Normal Juan Montalvo. En 1970, después de una ardua y fructífera labor como profesor, se acogió a la jubilación  y fue articulista en los medios escritos de la provincia de Imbabura, con un claro enfoque de justicia y rectitud en los temas de la vida local del cantón Otavalo. Escribió también artículos de investigación científica y notas poéticas. Tiene 28 publicaciones (Hilda Ubidia, comunicación personal, enero 14, 2016).
 
 
Portada:
http://www.upsocl.com/branded/preparate-para-conocer-las-6-criaturas-mas-terrorificas-del-mar-nunca-pensaste-que-fuera-un-lugar-tan-asustador/

Visitas

001163532
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1136
1127
2263
1150592
12940
44960
1163532

Your IP: 35.170.81.210
2019-12-09 19:42

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en