Informante: María del Carmen Sánchez
Recopilación y Transcripción: Dorys Rueda
Tumbaco, 2019
 

Salvador Yáñez, hermano político de mi abuelita, Angelita Hidalgo, era un arriero comerciante que a mediados del siglo XX viajaba todo el tiempo al oriente ecuatoriano, a los lavaderos de oro de Archidona para adquirir oro y luego entregarlo en el Banco Central.

Ese oro también servía para halagar a su esposa Rosita Hidalgo. El joyero de Salvador  diseñaba joyas de oro para ella; era espléndido con Rosita. Además, con tantas ganancias, compraba tierras en varios sitios del pueblo de Tumbaco.

Lo del duende, lo escuché del propio Salvador. Este le perseguía cuando vadeaba el rio Misahuallí con las mulas y el oro.  El duende lo saltaba por detrás de la espalda; él veía su sombra pero no podía regresar a verle ni hacerle nada, pues hubiese sido mortal. Decía que posiblemente le perseguía por el oro que transportaba.

Pero nadie quita que a Salvador le encantaba la bebida, de ahí que  el duende aprovechaba su estado de embriaguez para golpearlo cuantas veces quería.

Lo del duende no es una simple historia. Hoy en pleno siglo XXI, en uno de los terrenos que fue de Salvador, a eso de las 22:00hs, el duende se cruzó frente a la puerta de calle, haciéndoles correr a dos jóvenes que en esa noche estaban jugando nintendo. Me consta porque uno de esos chicos era mi hijo.

El duende golpeador

Informante: Mónica Narváez
Recopilación y Transcripción: Dorys Rueda
Tumbaco, 2019
 

Siempre recordaré la historia que un día me contó mi abuelita, Angelita Hidalgo, sobre su cuñado. Salvador Yáñez, esposo de su hermana Rosita Hidalgo.

Salvador era un arriero comerciante que compraba oro en el oriente ecuatoriano. Con las ganancias que tenía, su familia podía tener una situación holgada. Vivía frente a la quinta Aldana, donde actualmente funcionan los Almacenes Santa María en Tumbaco.

Cada vez que regresaba de viaje, se embriagaba y llegaba a su casa golpeado. Decía que el duende le había molido a golpes.

Un día, mi abuelita Angelita caminaba con su esposo, don Julio Rodríguez y se encontraron con Salvador, justo en el semáforo de los Almacenes Santa María. Le preguntaron qué hacía allí estático. Él les respondió que no podía pasar, porque el duende le estaba esperando para golpearlo.

Mis dos abuelitos le pusieron a Salvador en medio de ambos y empezaron a caminar. Al llegar a   la tapia que dividía la calle y la quinta Aldana, una fuerza extraña levantó a Salvador por los aires y le botó por sobre el tapial de Aldana. Luego, esa misma fuerza extraña lo levantó por los aires y le lanzó nuevamente a la calle. Así, varias veces: de la calle a la propiedad y de la propiedad a la calle.

Mi abuelita le dijo: -compadre, péguele con la izquierda-. Salvador sacó su mano izquierda y pegó con fuerza al aire. Solo así se libró del duende.

Mis abuelitos ayudaron a incorporarse a Salvador y le llevaron a su casa, frente a la quinta Aldana, muy maltrecho y desde ese día, el hombre dejó la bebida.

 

Portada: ttps://www.pinterest.com/pin/165929567505073522/?lp=true

Visitas

001166395
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
635
1953
5126
1150592
15803
44960
1166395

Your IP: 207.46.13.5
2019-12-11 09:12

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en