Fuente oral: Mercedes Buitrón
Recopilación y Trascripción: Brian Lara Buitrón

 

Hace muchos años, en la ciudad de Guayaquil, vivía con mis hermanos y mis padres en el barrio Pie de lucha.

Como éramos una familia pobre y humilde, todos los días, alguien de casa salía para hacer las compras, sea al mercado o cualquier sitio que se necesitaba para adquirir algo que nos hiciera falta. Todos los que vivíamos en casa, habíamos ido a comprar cualquier cosa, a cualquier hora del día. Menos mi mamá que sólo salía en la mañana o bien temprano en la tarde, porque tenía miedo de pasar por el cementerio que estaba cerca de la casa. Las vecinas le habían dicho que si pasaba por allí en la noche, se toparía con sombras que eran la misma encarnación del diablo.

Nosotros le habíamos dicho que no creyera en esas cosas, porque nosotros habíamos pasado por allí tantas veces y que jamás nos habíamos topado con sombras.

Una noche, como a las nueve, cuando nosotros, los hijos no estábamos en casa, mi padre empezó a sentirse algo enfermo. Entonces le pidió a mi madre que fuera a la farmacia por una medicina para el estómago. Mi mamá no tuvo más remedio que ir, aunque la idea le espantaba. Al regreso, cuando ya había comprado el remedio, alcanzó a ver a lo lejos, en la entrada del cementerio a un par de sombras. Gritó de pánico y en una sola carrera llegó a la casa. Entró frenética y no sabía contar qué es lo que le había pasado. A mi padre no se le ocurrió más que llevarla al Templo a que la viera el sacerdote. Entonces cuando llegaron a la Iglesia, frente al padre, mi madre contó que al pasar por el cementerio, a la entrada, había visto a un hombre bien vestido, con traje negro que llevaba de la mano a un niño que estaba vestido con traje de Primera Comunión. El niño tenía los ojos rojos y unas uñas tan grandes como garras.

El padre, para tranquilizarla, le echó agua bendita en la cabeza y le dijo que el diablo siempre toma diversas figuras para tentar a la gente. Desde esa noche, mi madre, nunca más salió a comprar nada y todo volvió a la normalidad.

 

Portada: http://www.dracofotografia.com/serie_fotografica_sombras_cementerio.php

 

Visitas

000576949
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
287
430
2390
569605
11093
22898
576949

Your IP: 186.118.241.172
2017-08-17 18:54

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en