Por: Paulo de Carvalho-Neto
Zaruma, Cantón Zaruma, Provincia El Oro
Recogido en Quito
 
 
 

 

Una familia tenía algunos hijos y vivía de la agricultura. Siempre alguien se comía los bananos. Entonces los hijos decidieron cuidar por turno, pero los más grandes siempre se dormían y no cuidaban.

Un día el más pequeño pide al padre cuidar, y a tanta exigencia accede. Esa noche vio que un caballito de muchos colores pisaba los sembrados y se comía los plátanos; oye que el caballo le dice que no avise a nadie y que cuando él lo necesite lo llame y le hará lo que quiera. Los hermanos no lo querían y lo envidiaban.

Entonces hubo una carrera de caballos en la que participaban él y los hermanos. Llamó el muchacho al caballo y ganó la carrera. Después él le pedía lo que necesitaba y el caballo le hacía, pero también daba a los padres, mientras que los hermanos sólo pensaban en tener riquezas ellos.

Una vez una princesa quería casarse y se decretó que se casaría con el galán que al correr en un caballo le llegue un clavel en los labios. Participaron los hermanos y no le llegaron. El muchacho pidió esto al caballo y se casó con la princesa. Llevó al palacio a los padres y los ambiciosos hermanos quedaron pobres eternamente.

 

Cuentos Folklóricos del Ecuador

 

Portada: http://caballosforever.blogspot.com/

 

Visitas

000539865
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1141
388
1529
531927
22789
23117
539865

Your IP: 54.145.122.109
2017-06-26 22:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en