Transcripción: Andrés Guerrero
Alumno del Tercer Curso 
Colegio Alejandro Humboldt, 1990.
 
Compilador: Brenda Vanegas León.

En la propiedad de la señora Georgina Caicedo hay un árbol enorme de tamarindo, dicen que a la sombra de ese árbol se juraron amor eterno y se amaban noche a noche dos amantes. La mujer propia del amante había estado escuchando el rumor de la infidelidad de su esposo por tiempos y decidió seguirlo una noche para ver si le engañaba o no. Cuando se acercó al árbol vio que estaban decapitados su marido y la amante, en un charco de sangre estaban los dos cuerpos y corrió como loca por todo lado buscando al asesino; a los días de haber enterrado a los amantes, encontraron bajo el mismo árbol de tamarindo a la viuda decapitada junto a un machete ensangrentado. Desde esa noche la viuda del tamarindo se aparece en forma de humo a los que engañan a sus mujeres y a veces les envuelve en su humo y les hace desaparecer.

Cuentan también que ese árbol de tamarindo fue sembrado por el pirata Lewis que vivió por un tiempo en la isla San Cristóbal y que de vez en cuando desaparecía de la isla, porque sacaba parte del tesoro escondido de su piratería bajo ese árbol y que regresaba a la isla cuando se acababa el dinero obtenido por la venta de los tesoros y que una noche encontró a una viuda que sacaba parte de sus tesoros y la decapitó bajo el árbol de tamarindo y esta viuda, desde esa noche, en forma de humo cuida los tesoros del pirata Lewis.

 
Leyendas y Tradiciones de Galápagos,
en la cultura y literatura como expresión popular,
Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1998.
Portada: El espacio de Yesi

Visitas

000493965
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
6
282
288
489962
6
16410
493965

Your IP: 54.158.39.172
2017-05-01 00:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en