Recopilación: Dorys Rueda

 

 

PREMIOS

MaryCé Almeida (Quito, 1947) ha  publicado 6 poemarios y 5 cuentos para niños.

Ha ganado varios premios enpoesía: Poetas Noveles Latinoamericanos, Argentina, 1996;Mención de Honor Palmade Oro de Perú, 1999; PremioExaltación a Bolívar, 2004,Sociedad Bolivariana del Ecuador.

 
            Del libro:Trayecto Cero
       Taller Cultural Retorno, 2009.

 

BOGO

No conozco el final
soy fragata en mar abierto,
melodía con alas de aldea
ineludiblemente cierta,
viva, diferente, tenaz
marina.
 
Brújula que respira
bitácora ordenada
oleaje y aguaje;
sin distancias impensadas
suelto amarras,
el mar hoy está en calma
mañana tendrá resaca.
 
A veces somos todo, otras veces nada;
no conozco el final
solo bogo, avanzo
entre besos de agua y espuma
lo importante es ser fragata
que se mece sobre el alma.
 
 
 
Del libro: Desliz.
Taller Cultural Retorno, 2002.

JUNTOS

¿Sabes?
quiero llegarme
hasta tu puerto,
pero...
no digas nada;
quiero bogar
dentro de ti,
dejar mi lengua a la deriva
sentir el agua en mis papilas;
arriar sin fin
en tu dulzura,
y gastar mis remos
lentamente
en tus tranquilos mares de ternura.
 
 
Del libro: Somos Fuego
Taller Cultural Retorno, 2012

 MI OTAVALO    

                                                                                       
Pan distancias tejen madrigales  
cantos de canarios
el alma al filo,
he vuelto al mismo suspiro;
la vieja escalera alardea mi paso,
el perfume del tiempo
me sabe a bufanda de mora
a fiesta de mercado;
 
mis ojos se quedan suspendidos
en el corredor lila
de las petunias
en el beso del alero;
 
el cielo raso de antaño
de tanto esperar
desnudó sus carrizos huérfanos,
 
allí está presente el otoño,
voz, nobleza, mirar austero
con las piernas cubiertas
la cabeza de nieve
su corazón recostado,
 
quedan a la sombra
Mis recuerdos alados
luminosa la laguna de San Pablo,
el ritual San Rafael
Espejo,
danza de sigses y totoras;
los cánticos del campanario
la gruta de Monserrat.
El arcoiris se descuelga
en plazas y tapices;
un poncho blanco en mis hombros
entrega el invierno en aleluyas;
nuevamente aquí mi Imbabura
Quichinche, Punyaro, Natabuela,
Peguche, Carabuela, Cotacachi
el arrope, las nogadas, el arcángel;
nuevamente aquí entre tus brazos
mi Otavalo.
 
 
Del libro: Somos Fuego
Taller Cultural Retorno, 2012
                                                                        

                                                    VIDA

                                                     Espera...

No te vayas aún
quédate sereno
por un fugaz momento
escucha cómo mi voz
se descuelga allá a lo lejos,
cómo la luz se filtra
entre los escondrijos
amorosos de mis cuentos.
 
Tu cálida fragancia
a panela y membrillo
existe viva donde escondo
el embriagante
hechizo de tus ojos,
guarda entre los pliegues
de tu asombro este amor
que tu libas sorbo a sorbo
por manojos.
 
Espera
no te vayas sin mi arrullo
entrega el fruto
maduro de tu vida
en el surco profundo
de mi rito;
busca este celeste delirio
zafando los botones
de mi blusa
dejando insólito
mi falda por el piso.
 
Hoy en ti,
estruendo encabritado
olor de bosque,
voces de tambores
suspiros de epílogo;
hoy en mí,
deseo de almendras
fatiga, gemido,
jazmines, ¡tumulto!
 
No te vayas aún,
amor espera,
antes de seguir
repasa con tu ritmo
tu arribo en mis caderas
y en mis hombros;
dibuja, imprime en ti
el inventario interminable
de mi cuerpo
entre tus letras
y tus himnos.
 
Ha llegado el crepúsculo
y es hora de amar,
relee tus códigos
en este tu refugio,
recorre
tu camino en mi camino;
que tus palmas
se adhieran a mi espalda,
que tus dedos
se pierdan en mi vientre.
 
No te vayas aún, traza
en el claroscuro
de la gente
el saber que eres
mi ayer y mi presente,
el saber que abrimos
a escondidas nuestro baúl
de misterios y creyentes.
 
Abre la puerta
de mi sangre,
besa mi seno adolescente,
llena de orquídeas
y arrebatos
cada punto de mi mundo;
antójate ser agua
que ingresa
entre mis piernas
sonrojando mi ventana y
su dintel profundo.
 
Topa el fondo de la fuente
cúbreme de sol y bálsamo
de incienso
de canela y menta,
alborota tu pelo
desubica mi mente,
 
que tus brazos me estrujen
que tu ropa no se aje;
bordea mi perfil
con tu perfil de alondra,
desnuda
la quietud de mi alma
con el vaivén maravilloso
de tu sombra.
 
Y arriba junto a mí
en este irresistible exilio
que te grita:
¡vida!
Vida, espero
que el tiempo te sepa
a tu verdad segura.
 
Quédate en ti,
quédate en mí,
Me embriaga de gozo
tu sabor de seda,
la quimera primitiva
que tú anhelas convertida
en eterna
barca que navega
sobre el agua serena,
en sabia que fluya
con rumor de espera.
 
No te vayas amor
no te vayas ¡nunca!
que tu humedad y mi piel
cruzaron el alféizar
y han acordado
entre ellas...
continuar para siempre
su existencia.
 
 
 
 

 

Visitas

000490658
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
301
395
696
486170
13109
20629
490658

Your IP: 66.249.79.183
2017-04-24 16:50

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en