Recopilación: Dorys Rueda

 

 LA ESCRITORA

Lydia Raquel Pistagnesi nació en Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina. Es crítica literaria e integrante de Poetas del Mundo, Red de escritores de España, Poetas de América, y del Instituto hispánico de California. Ha escrito 7 libros:  Poemas en Azul, 2001: Azul de Adiós, 2003; Cenizas de Abril, 200; En el nombre del Ángel, 2005; A la sombra de la Gloria,2006; Duendes de la Lluvia 2009; y Destino de Gorrión, 2012.

Los libros editados de Lydia son ilustrados por su hermana, la artista plástica Ana Patiño.

 

PREMIOS

Entre muchos premios, distinciones y menciones de honor, están los siguientes:

Del 2001 al 2006 ganó el premio en cuento y poesía por Editorial Aries (Junín) Provincia de Buenos aire. También fue premiada por el centro de Estudios “La Sorbona,“ Francia por su libro A la Sombra de la Gloria; obtuvo otro premio de La Editorial Jeorge-Zenun, por su cuento “Una sandalia en la Nieve”; fue premiada además por la Facultad de Barracâo,(Brasil) por su libro En el nombre del Ángel; asimismo, obtuvo un galardón por Antología Literaria por su poema “Infancia olvidada,”(San Nicolás) Provincia de Buenos Aires. Ademàs, consiguió dos menciones de honor. Uno en Aristóbulo del Valle por su libro Azul de Adiós y otro por la Facultad de Barracáo, Brasil, por su libro En el nombre del Ángel. 

Desde hace diez años recorre escuelas primarias de todo el país llevando sus creaciones y da Conferencias sobre Literatura en distintas Universidades dentro y fuera del argentina. También por varios años integra el staf de la provincia de Buenos Aires en la Feria Internacional del Libro en Argentina.

Ha sido seleccionada por varios años para integrar el staf de la provincia de Buenos Aires en la Feria Internacional del Libro en Argentina.

 

 
 

Mi muñeca me mira y se sonroja

 
Es que se ha enamorado de un muñequito
con los cabellos rubios, muy, muy bonito.

Tiene ojos azules color de cielo,
y una sonrisa dulce de caramelo

Cuando el muñeco pasa por las mañanas,
su corazón escapa por la ventana.

Sueña que un día no muy lejano será su esposa
he irá al altar acompañada de mariposas.

Las nubes tías van a tejerle un blanco velo
y para el lecho un cubrecama de hilos dorados.

Duerme pequeña, mientras tu sueñas
una carroza baja de cielo llena de rosas.

Sobre tí, un hada buena sopla sonriendo
y te convierte en una joven, como en un cuento.


¡¡¡Espera niña..... falta un detalle!!!
Ahora, tu joven príncipe vendrá a buscarte,
¡Y en su caballo blanco podrá llevarte!
 

Pobre gorrión

 
Pobre gorrión,
perdido en la tormenta,
¿Qué rumbo tomarás?
Si han quebrado tus alas,
humedeciendo la lluvia
tu plumaje.
Frágil, asustado,
incapaz de soportar
¡tanta miseria!...
Tú, rey de los espacios,
siempre aportando ideas,
regalando consejos,
implacable pero preciso…
El destino asestó sobre
tu pobre humanidad
la estocada final…
Pero, miraste el sol,
levantaste tu cuerpo,
elevándote orgulloso
para empezar de nuevo.
   ¡Otra ruta, otro destino!
         Llorando, sí.
                   Pero vivo…
 

Para los pequeños

 
Para los más pequeños
hay otros universos
donde juega la luna
y vive el arco iris.
Las estrellas se miran
en espejos de soles,
los ángeles descansan
en nubes de colores.
Mientras bailan descalzos
"Los duendes de la lluvia".
 
 
Infancia lejana
 
Infancia lejana de gnomos y cuentos
con apuestas príncipes y caballos blancos,
fastuosos castillos, jardines inmensos,
sueños de futuro entibiando el alma.

Ensayando rondas con las mariposas,
risas espontáneas, inventando juegos.
Allí la inocencia no tenia barreras,
impregnando el alma con bellos momentos.

Amor entregado con la manos llenas.
No existía egoísmo, ni se imponía trueque.
eran las caricias moneda corriente
borroneando nubes en cielos celestes.

Yo, tuve esa vida, y soné mañanas,
no pensé en el pago que cobran los años.
Hoy solo acaricio los bellos recuerdos
y vivo el presente con mis desengaños.

 Los reyes magos

Alegría e inocencia
el corazón palpitante,
esperando en esta noche
colocar los zapatitos
y al despertar encontremos
dichosos el seis de enero
los regalos tan preciados
que los Reyes nos dejaron.
Hoy que el recuerdo ilumina
aquellos mágicos años
donde todo era alegría,
siento que añoro mi infancia.
El amor de aquellos padres
que me lo brindaron todo
con el marco fabuloso
del campo verde y sencillo
Noches cuajadas de estrellas
que mirábamos curiosos.
Aquel pino centenario
regalándonos su sombra
en los días de verano
y la estación con sus grandes
baldosones de cemento
que interrumpía su sueño,
¡tan solo con un tren diario!.
Cuantas veces ese tren
viajó con mis pensamientos,
poder crecer, irme lejos
realizar nuevos proyectos,
sin pensar todo lo hermoso
que estaba entonces viviendo.
¡Cuántas cosas han pasado!.
¡Cuántos cariños se fueron!
Papá se marchó primero
un día de junio muy frío
dejando el primer vacío
que conoció nuestra vida.
Después escapó el abuelo
pasita de muchos años,
dejando trunco su canto,
su bastón y su sombrero,
sin retornar a su tierra
en su pueblito del Veneto.
Hace poco aquellos brazos
que cobijaron mi infancia
decidieron ir de gira
a reunirse con el hombre
que adoró toda su vida.
Hoy pondré los zapatitos
muy gastados por los años
pidiéndoles el milagro
que me dejen regresar,
tan solo por un instante
al paisaje de mi infancia,
verlos a todos reunidos
disfrutar de sus sonrisas,
y me acaricie la brisa
para continuar viviendo.
Estas noche nuevamente
Melchor, Gaspar Baltasar,
me dejarán al pasar
aquel recuerdo lejano,
que mi memoria guardó
y que nunca lo olvidó................
Por hermoso y añorado

 

Para los mayores


Esa mañana lluviosa
desde la enorme ventana,
descubrí al bosque olvidado
de los años de mi infancia.
Aparecieron los duendes
chapoteando por las charcas
y junto a ellos una niña
vestida de madrugadas.
Flores en la cabellera,
en sus pies botitas blancas
y nubes de mariposas
escoltando su llegada.
Me saludaron los duendes
a pesar de la distancia.
Ellos me reconocieron,
la niña no dijo nada,
solo al mirarme a los ojos
nos mimetizamos ambas.
Fuimos presente y pasado
anochecer y alborada.
Extendí pronta las manos
como para acariciarla,
ella se abrazó a los duendes
cuando la lluvia arreciaba.

Sembré lágrimas con soles,
nacieron nuevas mañanas,
se enredó la primavera
florecida en rosas blancas.

Pero jamás el destino
volvió a tocar mi ventana.

El casamiento

Hay un banquete en el castillo
y se preparan los utensilios de la cocina.
La platería está lustrosa
En los jarrones han puesto rosas.
La porcelana espera ufana ser admirada.
Crepita el horno, pues en su fondo
cuecen faisanes, se doran panes
y está la torta de chocolate para los postres.
Es que se casa el heredero de la Comarca.
_¿Y la princesa está llegando?_
Preguntan todos en el palacio.
_Que no es princesa,
ni se aproxima a la nobleza_
Dice un lacayo atragantándose con su risa
_Quizás por ello estén los reyes tan enojados_
Canta el juglar entusiasmado
_Ya nadie entiende lo que ha pasado
habiendo tanta doncella bella_
Toca la orquesta, danzan las musas ,
juegan las fuentes iluminadas
Bajan los novios engalanados con plata y oro,
Hoy alegría es mayoría,
Y lo demás………….. Es puro cuento
 
 
 
 
 

Portada: Cortesía de la escritora.

 

Visitas

000579092
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
102
700
4533
569605
13236
22898
579092

Your IP: 54.92.142.198
2017-08-20 07:39

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en