Juan Secaira Velástegui
El confín de los apremios , Editorial PlumAndina, 2020.
 

VIRUS

 

La bitácora de la existencia de un virus se queda en la memoria

 

huir con el equipaje a cuestas

 

desgarrado el destino,

la proximidad, el fuego como los conocimos

 

sentencia feroz,

blues fatídico

 

ninguna de nuestras acciones dejará de estar impregnada del velo

de la pandemia

 

darnos manantiales.

virtudes,

manos briosas

 

negándonos a ser cronistas de lo triste,

serlo del modo menos pensado

 

MORTAL

 

La ventana deja ver otra clase de encierro,

el que está impregnado en el aire, en los coches, en las personas,

en las paredes, en el asfalto, en la lluvia, en el sol

 

es, puede ser, una sensación,

algo que nos cobija o nos mancilla

 

en la estancia se quebraron los platos, las copas, las tazas, los recuerdos,

los libros donde las ganas también son un gotero

 

al azar vuelan las hojas

 

Leonard Cohen describe a su vocación poética como

el «mandato de Dios de entrar en la oscuridad»

 

la muerte ha cortado nuestros días con tanta osadía, fiereza, maldad, egoísmo

 

aunque el tiempo transcurra hay un hecho, una persona, un puñado, un dibujo libre, un amor, una mujer, un abrazo, un espacio, la seducción de algún desmadre, la desnudez de los fuegos, el empeño en negarse, la luz de los cuerpos,

su movimiento, un poema

 

que serán irrecuperables y cada vez significarán algo distinto,

una encrucijada

en el fondo de un tubo blanco

 

su tenue reflejo,

con dos salidas,

suficientes.

AFLICCIONES

 

Aflicciones adversas

 

los escombros se confunden,

nos vamos doblando ante su fuerza

 

por lo menos en la lumbre

la ceniza se convierte y cae

 

mudanzas diarias

 

se anidan anhelos,

atisbos,

destellos a media luz

 

un equilibrista en la intemperie del azoro

 

un hombre extraviado

en un cuerpo irreconocible

 

desde el límite de la convivencia indómita,

certezas cubren el latido

 

vale reírse de uno mismo

 

crear desde la realidad propia,

irrealidades genuinas,

con lo que conlleva tremendo viaje.

 

 

CALLES APARTADAS

 

 

La luz a esta hora, 5 y 11 de la mañana, es sigilosa y abierta,
el barrio todavía duerme
y eso en cierta medida es una ventaja

 

gira con pausas transparentes el espectro
que por momentos nos mira

 

amanece

son minutos de una congoja especial


como leer por primera vez algo que nos maraville

 

Robinson Crusoe sin Viernes
sin isla, sin mar

 

la retina restaurada en el sueño de fondo


los márgenes haciéndose trizas


el impulso


malabarista de calles apartadas

 

las voces de los vecinos incorporándose al día

 

al frente hay un hospital y suceden muchísimas travesías
y desencuentros

el toque de queda

 

un asunto de desmemoria


cabe tomar precauciones

 

cada uno en una frecuencia

cercana al improperio, al miedo, a la indiferencia

 

la vida discurre con el pulso afectado


lo sentimos en la hora que se escapa indetenible

 

el mundo entre las manos


mandiobra potente

 

me levanto,
pienso que escribo esto para ti
y que ese hecho es un hallazgo particular

 

un rostro de colores

 

no cobrando vida, inventándola

en azules madrugadas


el canto de los pájaros

perdido en la rocosa ceniza

de una ciudad abrupta.

 

DILEMA

 

Años y años de aquella costumbre

fueron borrados de un plumazo

un buen día

 

devorados por la devastación

 

ahora son una imagen

menos compacta

 

potencial

 

suprimida

 

violenta y enigmática.

atisbar el horizonte clamoroso

 

sanar herida de una guerra

jamás antes vista.

 

 

Juan Secaira Velástegui (Quito, Ecuador, 1971). Licenciado en Comunicación y Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.
Ha publicado el libro de ensayo Obsesiones urbanas , 2007, texto crítico acerca de la obra narrativa de Humberto Salvador.
 
Los libros de poesía:
- Construcción del vacío , 2009, editorial Sarasvati, Nueva York, mención especial del premio Ángel Miguel Pozanco (España).
- No es dicha , 2012 , editorial El Tábano, (Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade).
- Sujeto de ida, 2014, Casa de la Cultura Ecuatoriana.
-Ribera de cristal , 2015, Ediciones de Pandora, Tampa-Florida.
- La mitad opuesta , 2017, editorial S Libros.
- Caracoles hacen círculos en las sienes , 2017 (Una de las plaquetas ganadoras de la colección Cronología del Espejo, de Editorial Despertar).
-Y La malsana marcha a contraluz, 2018, editorial Jaguar.
 Ha sido en dos ocasiones uno de los triunfadores del concurso de cuento El Retorno, y, en dos oportunidades, uno de los ganadores del certamen nacional de poesía El Retorno.
Se adjudicó un accésit en el concurso de poesía organizado por la revista española Katharsis. Y otro accésit en el concurso de poesía argentina Puente de Palabras.
Forma parte de antologías nacionales e internacionales. Las más recientes son la antología Voces del Café , publicado por Nueva York Poetry Press, 2018; y la Antología de poesía iberoamericana actual , publicada en España en el 2018.
Su obra poética ha sido traducida a varios idiomas y ha recibido reconocimientos en el Ecuador y en el extranjero.
También dibuja y pinta, con su mano menos hábil, pues, debido a una enfermedad, dejó de ser diestro para aprender a utilizar su mano izquierda. Lo sigue intentando. En el 2019 presentó sus dibujos en la muestra colectiva El arte es dicha .

Visitas

002175212
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
286
1031
4301
2158921
33880
39154
2175212

Your IP: 3.234.211.61
2021-10-28 05:16

Contáctanos

  • homeLa autora Dorys Rueda, 13 de Febrero del 2013.
  • mailelmundodelareflexion@gmail.com
  • mapOtavalo, Ecuador, 1961.

Siguenos en