Joomla Templates Club | Joomla Extensions Club | Joomla Templates Club | Joomla Extensions Club | Joomla Templates Club | Joomla Extensions Club

492619
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este mes
Mes Pasado
All days
1841
2056
7629
470851
49804
49827
492619

Your IP: 54.82.190.130
Server Time: 2014-11-26 22:43:39
Video del mes: La vida según Galeano: Mujeres

REDES SOCIALES

facebook log 48 twitter log 48 gmail

Hay 42 invitados y ningún miembro en línea

Análisis de la Novela: Título, Temas

Se pueden analizar varios elementos. Veamos cuáles:

 

Dorys Rueda
Para El Mundo de la Reflexión
Febrero, 1014

 

 LA NOVELA: TÍTULO Y TEMA

 

Antes de iniciar con el análisis de cada aspecto, es importante tener presente:

  1. Cuál es el propósito de la lectura  y qué tipo de novela tenemos frente a nosotros. De esto dependerá  la clase de lectura que realicemos. En nuestro caso,  la lectura  es de  estudio, de análisis. No es recreativa.
  2. Qué extensión requiere el análisis que vamos a producir. Si es una hoja, un par de ellas o un número determinado de palabras. 
  3. Que en materia de análisis, nunca  es suficiente una sola lectura. Hay que realizar varias. ¿Cuántas? Dependerá de la habilidad, del conocimiento y de la práctica del lector
  4. Que es imprescindible revisar, en unos casos,  e investigar, en otros, los principales recursos y figuras  literarias de la narrativa.
  5. Que antes de la lectura, debemos investigar al autor de la novela, su corriente literaria  y el contexto histórico en que se mueve.

 EL TÍTULO

Analizar el título de la obra literaria, por un lado, es describir la información evidente que transmite y que  captamos sin ningún problema.  Por otro lado,  es ir más allá de lo meramente descriptivo, descubrir la información implícita que está tras lo evidente y su relación con  el significado general del texto.

Una vez leída la novela es  importante que nos hagamos ciertas preguntas:

  • ¿El título es largo o es corto?
  • ¿El título es de fácil retención?
  • ¿El título por sí solo impacta al lector?
  • ¿El título tiene alguna relación con el contenido?
  • ¿El título se relaciona con el inicio, el desarrollo o el final?
  • ¿El título es irónico?
  • ¿El título es una alegoría, una imagen poética?
  • ¿El título es una figura literaria?
  • ¿El titulo hace alusión a un ambiente mágico o a un ambiente real?
  • ¿El título recoge palabra o palabras que se repiten a lo largo de la narración?
  • ¿El título es explicativo? ¿Nos da pistas sobre el contenido?
  • ¿El título lleva el nombre de algún personaje?
  • ¿El título alude a una actitud del ser humano?
  • ¿El título señala un valor universal?
  • ¿El título menciona el espacio donde se llevan a cabo los acontecimientos?
  • ¿El título alude a la idea central o a la temática de la novela?
  •  Si un texto no lleva título, preguntémonos, por qué el autor  lo omitió o qué ganó o perdió.
 
Por tanto, el título de una novela o de un fragmento de ésta puede ser analizado, desde ópticas distintas:
 
Por su extensión: corto/extenso.
Por cómo se muestra: simple/complejo, sugestivo/simbólico.
Por las sensaciones que provoca en el lector: atracción/rechazo, curiosidad, intriga.
Por las relaciones que tiene con un elemento de la obra: historia, personajes, autor.

 

EL MUNDO DE LAS IDEAS

 

Idea Principal e Idea Secundaria

La  idea principal es un enunciado que expresa lo más importante del escrito. Su análisis nos lleva a desentrañar el sentido medular del texto.

  • Hay otros enunciados que también aparecen en el texto, pero son menos importantes. Son las ideas secundarias que  aparecen en torno a las ideas principales, para describirlas, ejemplificarlas o reforzar su sentido. Si prescindimos de estas ideas,   no se altera el sentido del texto.

    La idea principal puede aparecer al inicio del párrafo, en el medio de éste o al final.  Algunas veces,  en forma explícita y la podemos identificar por ciertas marcas y señales que aparecen en el escrito. Por ejemplo, los títulos o subtítulos, una frase o ciertas palabras que sintetizan la idea.

    También podemos llegar a las ideas principales, si suprimimos las ideas secundarias.

    Ahora bien, hay que tener presente, que no todos los textos  son iguales y que cada uno nos exige, de modo distinto. De ahí que no haya recetas ni normas para aplicar, en todos los casos.  No es lo mismo descubrir la idea principal en un fragmento corto que en una novela.

    Hay textos extensos, por ejemplo, donde hay más de una idea principal. Lo que debemos hacer en estos casos es examinar hacia dónde apuntan estas ideas, para ver el  rasgo común que las une. Luego, construiríamos una frase que sintetice a  todas. Esta frase construida sería la idea principal.

    Hay textos donde la idea principal no aparece  de manera explícita. En este caso, es el lector quien debe inferirla del texto.  Pero la tarea se complica en textos extensos, como las novelas, donde la idea principal está en el mismo tema de la obra.

    •  
    • EJERCICIO PRÁCTICO
  • Ejercitémonos en el análisis de las ideas principales y secundarias, con la  leyenda otavaleña: El corazón del Imbabura, que la recopilé del prestigioso maestro otavaleño, Don Luis Ubidia.
  •  
  • INVESTIGACIÓN
    • Consulte qué características son propias de la leyenda popular.
    •  
    • LECTURA
      • 1. Realice una primera lectura del texto de manera rápida y general para identificar el tipo de texto que enfrenta y su contenido.

2. Realice una  segunda lectura, esta vez, lenta y detenida. Mientras lee, identifique las ideas principales y las ideas secundarias. Apóyese en el subrayado. Ahora, busque la información que está detrás de lo evidente, de lo explícito. Pregúntese:

  • ¿Qué idea o ideas ocultas se pueden inferir del contenido?
  • ¿Hay una relación lógica entre estas ideas?
  • ¿Qué pretende comunicar el autor?

Esta segunda lectura también es lectura del lenguaje y de recursos literarios,  donde debe inferirse cómo el autor trata el tema (ideas principales)  y con qué figuras literarias lo hace.

ESCRITURA

1. Explique las ideas centrales que se desprenden del contenido. Cómo se tratan estas ideas y con qué recursos literarios se lo hace?
2. Explique las ideas secundarias que se desprenden de la leyenda.
3. Analice el título del texto, por la extensión, por lo sugestivo que es, por las sensaciones que provoca en el lector y por las relaciones que tiene con la historia y con los personajes.

 

EL CORAZÓN DEL IMBABURA

 

  • Todos tenemos miedos que escondemos con cautela, miedos que nos acompañan a diario o a tiempo completo. Nunca hablamos de ellos, pero están allí, viven con nosotros. Son los  huéspedes indeseables que tenemos en casa. Jamás anuncian ni su llegada ni su partida, aparecen en cualquier momento y a cualquier hora.

    Hay diferentes tipos de miedos. Unos chiquitos y gélidos, que viven por un período y luego se van, como vinieron, sin  palabras ni promesas. Pero también hay otros, grandes y vidriosos  que se instalan indefinidamente. Éstos, particularmente son los que nos intranquilizan,  inquietan y someten.

    Cierro los ojos y me niego a mirar el horizonte. Maldigo al dueño de la lancha, que hace poco me convenció de subir al bote, para circunvalar el lago San Pablo..  Viajo, con otros turistas, por aquella inmensidad que me tortura y me hace transpirar con fuerza. Se ha secado mi garganta y mis dedos se han adherido, como moluscos, al  filo de la barcaza.  No dejo de maldecir al dueño, mientras escucho el ruido  torrencial del agua que circula bajo la canoa.

    El tiempo se ha congelado y en la inmensidad de un minuto, escucho la voz suave y delicada de la guía, una mujer joven que cuenta cómo se formó la laguna. Antes había sido una enorme hacienda, donde vivía un potentado que una noche cualquiera se había negado a ayudarle al mismo Dios, que se le  había presentado bajo la apariencia de un pordiosero. En castigo, por su falta de caridad,  la monumental hacienda  se transformó en un estanque gigante de agua.

  • La historia termina y  la voz de la guía  se apaga y termina por desaparecer con el viento helado de la mañana. Nuevamente quedo atrapada entre el ruido del agua y mi respiración agitada. Dándome valor, consigo abrir los ojos  y me quedo extasiada con el paisaje que se alza frente a mí; es el monte Imbabura que se erige con esplendor al pie de la laguna. ¿Le gusta?, me pregunta la misma voz de mujer que escuché hace poco.  Respondo con un seco monosílabo, para ahuyentarla, para que no se percate de mi miedo. Es el “Taita Imbabura”, agrega. Un día,  se enamoró de la “Mama Cotacachi”, otra elevación que está no lejos de aquí. Se amaron profundamente y como constancia de ese amor, el “Taita”, con ayuda del viento y de las aguas, dibujó en el centro de su pecho, un enorme corazón. Mire lo grande que es, mire cómo vigila al lago.  

    El bote se detuvo, habíamos llegado a la otra orilla. Sólo entonces, mis dedos empezaron a aflojarse, mis labios recobraron la humedad y mi respiración se normalizó. Salté del bote con alegría desmesurada.

     
  • EL TEMA
  •  
  • En la literatura, el tema recoge el pensamiento o sentimiento que transmite el escritor. El tema encierra a la idea o ideas principales de un texto.  
  • ¿Cómo llegamos al tema? Un camino podría ser, a través, de los personajes. Examinar,  lo que hacen,  lo que no hacen,  lo que dicen,  lo que no dicen,  lo que defienden y  lo que censuran. Analizar su carácter y sentimientos, como la bondad, la maldad, la rebeldía, la frustración.

  • Si  en un texto, el tema central es “la solidaridad”,   ¿cuál sería  la idea principal? La idea central vendría a ser,  lo que se dice sobre el tema de la solidaridad.

  • En las novelas, el tema condensa  la idea o las ideas principales.  Es abstracto y es universal, porque se ha repetido a lo largo de la historia, en distintas épocas, en distintas culturas. Ejemplos de temas serían: la vida, la muerte, la solidaridad, la incomunicación, el deseo de libertad.  

    Hay novelas que pueden contener más de un tema (vida y muerte). En estos casos, nuestra tarea no será tan sencilla, pero se volverá más simple, a medida que adquiramos práctica.

  • Es importante que toda afirmación que se vierta sobre el tema o sobre  cualquier elemento del texto literario,  esté fundamentada por ejemplos concretos de la obra u  obras (en caso de comparación). Las referencias deben ser detalladas y escogidas para que validen los juicios. Muchas veces, los estudiantes incluyen en el comentario ejemplos poco pertinentes, de manera incorrecta que más bien obstaculizan las ideas, antes que validarlas.

     

  • Fotografía 1: Ivonne Rueda
  • Fotografía 2: El Imbabura entre nubes (Ecuador)
  • Cortesía: Nuria Rengifo      
  •